Los viudos del Presidente

Y ahora, ¿qué dirán los medios de comunicación mercenarios? ¿Qué dirán los periodistas odiadores? ¿A quién apuntarán sus agravios, sus ofensas, sus calumnias, su falta de respeto a la autoridad, su necesidad de recuperar la arrogancia y el poder fáctico del que gozaban hasta que llegó la Revolución Ciudadana liderada por Rafael Correa?

Han sido diez años y medio que la prensa privada, tan proclive a dominar la escena política nacional y a embrutecer a sus audiencias con los temas que a esa prensa privada le interesa y no con los asuntos que tanto urgen a los ciudadanos?

Rafael Correa Delgado se ha ido, pero no se ha ido la Revolución Ciudadana.

Y ahí es donde se equivocan todos sus enemigos, desde los grandes medios de comunicación, defensores de los intereses más protervos, hasta los portales web creados y financiados desde el exterior (Estados Unidos) o desde el interior (la banca privada).

Nunca está demás recordar sus extraños nombres, como si fueran espías de una guerra que ellos plantearon desde hace diez años a un gobierno que no les dejó seguir haciendo de las suyas en un país al que se repartían en pedazos.

Así como jamás hay que olvidar el rol de periódicos como El Universo, El Comercio, Expreso, El Mercurio; radiodifusoras como las de Gonzalo Rosero y Diego Oquendo; y canales como Teleamazonas y Ecuavisa, entre los más encarnados y acérrimos odiadores de Rafael Correa, tampoco hay que borrar de la memoria a los nuevos actores del poder fáctico: Plan V, Mil Hojas, 4Pelagatos, Focus y una serie de francotiradores aparentemente aislados pero que son o fueron parte de la estructura de ataque.

¿A quién perseguirán ahora? ¿A quién pretenderán restarle credibilidad cuando los únicos que se desarticularon fueron ellos el momento en que millones de ciudadanos se dieron cuenta de la doble moral de la prensa corrupta, amarilla y sensacionalista?

¿Con qué agenda podrán trabajar a partir de hoy si quien les marcaba los temas de la semana, por medio de las sabatinas que tanto seguían los ecuatorianos, ya no les dará comida para los cerdos, como decían los abuelos?

Se refriegan las manos pensando que volverá el país del pasado, pero no se dan cuenta de que aquellos millones de ecuatorianos que despertaron de la explotación de los empresarios y del letargo en el que los sumieron los llamados “líderes de opinión” en la prensa mercenaria, no se los permitirán.

Rafael Correa, el presidente, estará todos los días no solamente en la memoria de quienes creemos en que una revolución es hacia adelante, no hacia atrás, de que es imposible detener un poderoso proceso en marcha para que cambien las condiciones del viejo país.

Que no vayan a creer que ha llegado ninguna luna de miel.

Que no vayan a creer que ha llegado el tiempo de recuperar los privilegios de unos pocos en perjuicio de muchos.

Que no vayan a creer que un cambio de estilo es un cambio en el camino hacia el cambio radical de las condiciones socio-económicas del país.

Millones de ecuatorianos, aquellos que 14 veces votamos por las tesis del presidente Correa y de su movimiento Alianza PAIS estamos vigilantes y dispuestos a jugarnos todo para evitar cualquier intento de retroceso.

Que lo entiendan bien los jerarcas de la partidocracia.

Y que lo entiendan bien los seudoperiodistas, los viudos que se quedan llorando por la partida del presidente Correa: como ya sucedió en los diez años de su gobierno, mientras más pretendan confundir y hacernos creer que se acabó la revolución, mientras más intenten golpear las bases del proceso, mayor será la respuesta contundente de millones de revolucionarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s