OQUENDO, HIPÓCRITA Y SOLAPADO

oquendoEl locutor Diego Oquendo, de Radio Visión, nunca entendió por qué fue uno delos invitados a la conferencia de prensa que ofreciera el presidente Lenín Moreno en Carondelet.

Con sus ojos de avispa asustada y los marcos de sus gafas y su bigote más grandes que su rostro, en aquella ocasión pretendió ironizar, frente al mismísimo Primer Mandatario, la promesa que Alianza PAIS hiciera en Montecristi, Manabí, durante la Asamblea Constituyente, cuando los legisladores de mayoría dijeron que harían una constitución tan precisa, clara, equitativa y justa que duraría por lo menos 300 años.

Oquendo no podía disimular la emoción que sentía de acudir a Carondelet como en los viejos tiempos, cuando la prensa mercenaria asistía a desayunos, almuerzos y cenas en Palacio para decirle al presidente de turno lo que debía y lo que no debía hacer.

Tampoco podía disimular los buenos recuerdos que le trajo acudir a la invitación del Jefe de Estado, porque recordaba cuando la dictadura militar de los años 70 le regaló el título de periodista sin haber pisado nunca la universidad.

libro

Sumido en esos pensamientos, cuando el coordinador de la entrevista de los medios con el Presidente preguntó si alguien más tenía una pregunta, Oquendo alzó una de sus manos, con toda seguridad la derecha, para pedir la palabra.

Y sin ningún respeto al lugar donde se encontraba ni a quien lo invitó, un ilustre miembro de Alianza PAIS y parte esencial del proyecto de la revolución de los 300 años, el locutor se burló de esta propuesta (porque no entiende lo que significa un proceso revolucionario ni lo entenderá jamás), dijo que pensó que nunca más lo invitarían (pese a su espíritu de momia) y luego, en una actitud ególatra y fuera de lugar, con su forma de balbucear de forma inentendible las palabras, sugirió que la radio que dirige “está en peligro de perder la frecuencia” y que le pide al Presidente que se reconsidere esa decisión “que tanto haría al periodismo ecuatoriano”.

Screen Shot 2017-06-14 at 9.19.31 AM

Las mañanas siguientes al día de la invitación, Oquendo cambió de discurso: ya no es opositor al partido de gobierno, del que dice “prefiero no hablar”, sino que, con su estilo característico y lambón, ha empezado a generar en sus oyentes la semianalfabeta idea de que muy pronto, según él, se dividirán y romperán relaciones el expresidente Correa y el mandatario Moreno.

Según dice, “son como el agua y el aceite”, con lo cual deja entender que nunca comprendió que el Ecuador vive un momento de pacificación tras las reñidas elecciones presidenciales del pasado 2 de abril y que el gesto presidencial de “tender la mano” y dialogar con todos los sectores no quiere decir, ni de lejos, que el Primer Mandatario esté pensando en alejarse de la línea revolucionaria que Alianza PAIS viene manteniendo desde hace 10 años y que sus cuatro años más de gobierno servirán para consolidar y profundizar ese proceso de transformación y cambio.

Desleales e hipócritas como Oquendo son los que más daño hacen al periodismo. Y se jactan de ser “pluralistas, críticos e independientes”.

¿”Independientes” para abusar del micrófono todas las mañanas e ironizar a la revolución?

¿”Independientes” para atizar el fuego de lo que más le gustaría a la derecha: una ruptura entre el expresidente y el actual mandatario?

¿”Independientes” para jugar con su estilo lambón a favor del Jefe de Estado y sus ásperas palabras en contra del expresidente Rafael Correa?

¿Con qué derecho?

¿Y así balbucea y tartamudea cuando pide, entre dientes, que por favorcito no le quiten la radio, mientras cuando le viene en gana abre los micrófonos y deja que sus oyentes digan lo que les dé la gana en contra de la revolución, de Alianza PAIS y del exmandatario?

Mojigatos como este seudoperiodista, que nunca pasó por la universidad ni para ser licenciado en periodismo sino que con un título regalado por una nefasta dictadura militar y por milagros del destino ahora se hace llamar “doctor”?

Que se cuide Oquendo. Está jugando con fuego cuando intenta, subrepticiamente, dividir a los seguidores de Alianza PAIS entre “correístas” y “morenistas”.

Divulgar noticias falsas que causen conmoción en la sociedad es un delito. Y claro que puede ser una de las tantas razones legales que existen para que Radio Visión quede fuera del aire para siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s