¿Derogar la Ley de Comunicación? El sueño de calumniar libremente

Apalancados en la mano tendida del presidente electo, pero cumpliendo aquel refrán tan ecuatoriano de “dar la mano y cogerse del codo”, muchos politiqueros y seudoperiodistas insisten en que se derogue “completamente” la Ley Orgánica de Comunicación (LOC).

Esos opinadores, que circulan por la prensa obsoleta todas las mañanas, y que van desde el excandidato banquero del Opus Dei hasta los viscerales e inquisidores 4Pelagatos -que ahora solo son 2Pelagatos-, también comprenden a los dueños de los medios de comunicación comerciales y los gremios y las fundaciones financiadas por la CIA estadounidense.

Ayer nomás, cuando en una radio le entrevistaban al experto periodístico en narcotraficantes –más por sus parientes cercanos, dueños de medios, que por sus investigaciones en función del bienestar de la sociedad-, Luis Eduardo Vivanco, el calumniador de la Revolución que ahora se hace la víctima, decía que “para que haya una verdadera democracia en el Ecuador se debería derogar completamente la LOC”.

Claro, en las circunstancias en la que se encuentra Vivanco por poner un tuit de que ahora no se hace responsable porque dice en el texto “no ha ofendido a nadie” ni “existe un solo nombre”, lo que más les gustaría a él y sus insignificantes personajes, en una mala copia de aquel episodio que estremeció al mundo cuando se atacó a una revista francesa en París y se asesinó a la mitad de los periodistas, es que se riegue por todo el Ecuador y llegue hasta la sede de sus financistas en Washington D.C. su proclama de “Je sui Eduardo Vivanco”.

Proclama que, por supuesto, no ha tenido eco entre los ciudadanos, porque no es el caso. A Vivanco nadie lo atacó, sino que él, gratuitamente, decidió subir una fotografía donde aparecen cientos de billetes de dólar de alta denominación, fruto de un decomiso a delincuentes que trafican droga, y, sin que tenga ninguna relación, escribió: “Sobre estos colchones descansa la Revolución”.

¿Gente de esta calaña, que calumnia y siembra odios y sospechas sobre todos los que son parte de la Revolución Ciudadana, merece que se suavice la LOC o, peor, que se derogue completamente?

Si eso es lo que están pidiendo los seudoperiodistas y payasos, como en el caso de Vivanco, o los “contrapoder” de los 2Pelagatos, o los excandidatos presidenciales que recibieron enormes favores de la prensa mediocre y corrupta a cambio de ingentes cantidades de dinero en inversión publicitaria, quiere decir que la LOC, en vigencia desde hace cuatro años, es una de las leyes más acertadas que promulgaron el presidente saliente Rafael Correa y la Asamblea Nacional presidida por Gabriela Rivadeneira.

Porque es una cuestión de sentido común: en su estructura básica y al mismo tiempo elemental, lo único que pide la LOC es que toda información que se divulgue en los medios de comunicación impresos y estaciones de radio y de televisión sea contrastada, veraz y verificada.

Pero esa gente, que maneja con vileza y mala intención los medios y los hechos, antepone el odio y la irracionalidad al sentido común.

Entonces, el mismo Vivanco, como editor general del pasquín La Hora, es tan absurdo y contradictorio que titula en la portada del diario: “En Ecuador no hay libertad de prensa” cuando el propio titular muestra que sí existe libertad de prensa y por eso es que nadie lo ha censurado ni atacado ni sancionado.

¿Quién de los opositores dijo algo cuando usaron como titular la palabra “Lameculos” los 2Pelagatos de José Hernández y Martín Pallares (el mismo que pide a los ciudadanos que se rayen los carros de los correístas y saltaría hasta el techo si se le hiciera algo a sus dos lujosos autos que los tiene guardados en casa para que no le digan que le paga la CIA)?

Lo escribieron y publicaron. Y ninguna autoridad los sancionó ni les persiguió ni les dijo nada porque, aunque usen palabras burdas, de esas que ellos escuchan en sus incursiones en bares y cabarets, tienen la libertad de decir lo que les plazca.

Screen Shot 2017-04-17 at 10.26.22 AMEl problema con Vivanco es que en su tuit hace una acusación muy grave que abarca a todos aquellos que desde adentro y desde afuera participan en la Revolución Ciudadana.

Claramente insinúa que roban o que son corruptos todos los funcionarios públicos y los ciudadanos simpatizantes y militantes del proceso más profundo y radical que se ha dado en más de un siglo en el país.

¿Eso hay que callar o aguantar en nombre de la libertad de prensa? ¿Por eso es que, con el rabo entre las piernas, ahora Vivanco se autohomenajea en varias ciudades del país horas antes de enfrentar a la Fiscalía del Estado, que por petición del Ministerio del Interior le está investigando? ¿Por inventarse “noticias” o hacer “opinión” y dárselas de valiente tiene derecho a afectar la reputación de millones de personas que, al contrario de lo que hace el payaso financiado por el banco del candidato perdedor, luchan todos los días de forma honesta y transparente por el bienestar de todos los ecuatorianos?

Que no se confundan estos trogloditas del periodismo. Una cosa es que nuestro presidente electo Lenín Moreno tienda la mano a la oposición y otra, como parece que aquellos están creyendo, es que eche abajo leyes fundamentales como la de Comunicación que, con todos los vacíos que puede tener y las reformas que sean necesarias de hacer, no dejará de vigilar que vuelvan los abusos y la prepotencia de uno de los peores poderes fácticos del Ecuador, el de los medios irresponsables y el de los periodistas pagados para hablar en contra de quienes están reestructurando las bases de una sociedad que ellos, durante más de un siglo y medio, mantuvieron dividida, siempre en función de sus intereses bastardos y corruptos.

No, medios y periodistas irresponsables como los Vivanco, los Pallares o los Hernández. No habrá derogatoria de la Ley de Comunicación. El pueblo ecuatoriano jamás permitirá que calumnien, mientan o distorsionen la verdad de los hechos a nombre de una libertad de la cual históricamente han abusado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s