Pérez Loose, el corrupto del diario El Perverso

 

downloadSi alguien albergaba todavía alguna duda de si durante la última década nos ha querido influir el Diario más corrupto de nuestra historia, esas dudas quedaron seguramente disipadas luego de ver y escuchar las insólitas declaraciones de la familia Pérez defendiendo al excandidato de la extrema derecha y del Opus Dei.

Nunca el país había asistido a un espectáculo tan indecente. Es más, probablemente ni en el África o el Caribe hayan sido testigos de un descaro tan grande por parte de quienes dicen ser el periódico más independiente del país.

Que un Diario salga en el papel de abogado defensor de los hermanos Isaías, por ejemplo, o de Capaya o Pedro Delgado, es inaudito.

Pero las confesiones públicas hechas por el Diario más corrupto del país mostraron algo mucho más grave.

En su acuciosa defensa de sus protegidos, El Perverso y el tío de los novatos que dirigen el periódico, dejaron entrever la existencia de una suerte de manual interno de procedimientos para simular la falta de ética periodística.

Ya nos habían dicho años atrás que no era necesaria una Ley de Comunicación sino la autorregulación.

Ahora nos revelan que si las noticias y las opiniones son recibidos con agrado por los ciudadanos que cada vez compran menos el diario El Perverso, y si este justifica las mentiras, las calumnias y su servilismo con el amargo banquero, entonces todo se reduciría a un simple convenio “entre privados”, por lo que no habría problema en faltar a los principios  básicos del periodismo.

Y que si los directivos de El Perverso llegasen a ser parte de complots mediáticos para hacernos creer que ganó el banquero o serán parte de un plan dirigido desde los Estados Unidos para mover los medios de comunicación en contra del nuevo presidente legítimamente electo, estarían en su pleno de hacerlo porque pagan impuestos y porque no tuvieron que cancelar los 40 millones de dólares que el Primer Mandatario les perdonó para que, pobrecitos, no se queden en la calle.

(Tomen nota, señores dueños de los medios, basta pagar impuestos…).

Vale preguntarse entonces: ¿qué otros consejos trae ese manual de cómo simular ser independientes, éticos y libertarios? ¿Cómo así El Perverso no difunde los detalles de todo lo que ocurre allá adentro, en las gigantescas oficinas de los niños Pérez Barriga, que sin ningún empacho y auspiciados por el estudio jurídico de Pérez Loose, enjuiciaron a sus hermanas para quedarse con las principales propiedades cuando murió su padre en el 2003?

hernanperezlooseHasta ahora no se nos explica cómo es que Pérez Loose sigue escribiendo columnas de opinión en el diario El Perverso habiendo sido procurador del Estado en los últimos años de la dictadura militar y luego asesor jurídico del mediocre presidente Osvaldo Hurtado.

Tampoco se nos explica cómo él, siendo tío de todos los niños Pérez, tomó partido por los chicos y no por las chicas, que casi lo han perdido todo.

Para disimular todo ese prontuario donde lo que no existe es la ética profesional ni como abogado ni como funcionario público ni como articulista, Pérez Loose funge, en la revista dominical de El Perverso, de brillante analista de libros de moda, como si eso significara algo en un entorno donde casi nadie lee, incluidos sus sobrinitos.

Algún día, porque la vida da vueltas, Pérez Loose tendrá que ser juzgado por una larga lista de corruptos a los que han defendido él y sus colegas del estudio jurídico de su propiedad, llamado pomposamente Coronel & Pérez Abogados.

Si ya no hay dudas de que El Perverso ha sido y es el periódico más corrupto de nuestra historia, la pregunta es si está dispuesto a pasar a la historia como el más grande calumniador y como el voceros de banqueros, empresarios, políticos e importadores que durante sus casi 100 años de vida como periódico se encargó de ocultar las trafasías de sus aliados y de derrocar gobiernos cuando sus amigos, accionistas o directivos se veían perjudicados por alguna ley enviada por el régimen de turno.

Por algo será que El Perverso lo tiene entre sus eminencias legalistas y opinadoras: Pérez Loose ha sido miembro del equipo de abogados de uno de los bancos más corruptos del mundo, el First National Bank, y es miembro vitalicio de la Sociedad de Derecho Internacional con sede en Washington (EE.UU), como no podría ser de otra manera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s