Lasso presidente, según los medios

A la prensa mercantilista e inmoral ecuatoriana no le importa lo que digan sus lectores. Porque, en realidad, no le importan los lectores, sino los intereses económicos y financieros que existen detrás de sus campañas supuestamente informativas pero, en realidad, absolutamente politizadas.

No de otra forma se explica los comportamientos de toda esa prensa, que el domingo creó el imaginario de que el candidato perdedor Guillermo Lasso era el “presidente electo” y mantuvo la mentira hasta, pasadas las 20:00, el Consejo Nacional Electoral (CNE) se pronunció con las cifras oficiales.

Ya hemos analizado el desparpajo de Ecuavisa y Cedatos, que a las 17:00 de ese domingo torcieron las cifras y lograron que en el imaginario colectivo se posicionara durante tres horas (con festejos y discursos de Lasso para supuestamente reafirmar a esa canal y a esa encuestadora, ambos financiados por Banco Guayaquil) la idea de que Lasso había ganado, cuando, en realidad, lo único que tenían como respaldo era una encuesta informal en las puertas de los recintos electorales.

Pero ahí no acaba la desvergüenza. El lunes, sin ninguna vergüenza, Diario Expreso de Guayaquil, con sus dos estrellitas ya conocidas, el venezolano Ánderson Boscán y, detrás de él, aunque sin firmar, el español seudoeditor general, Ricardo Árquez, y el seudodirector del periódico, un individuo con apellido nazi.

Entre paréntesis, cuando Lasso dice que aquel martes lo atacaron “extranjeros” a la salida del estadio olímpico Atahualpa, ¿por qué no dice nada de estos extranjeros que escriben mentiras y falsedades en los periódicos ecuatorianos?

¿Por qué diario Expreso publica el lunes, con todo el cinismo y la mediocridad que le caracterizan, una página entera dedicada a Lasso como “el nuevo presidente” cuando todo el país sabía ya, desde la noche anterior, que el presidente electo era Lenín Moreno?

¿No es esta una gravísima falla ética, digna de que la Superintendencia de Comunicación sancione drásticamente al periódico?

Este martes, en cambio, el reportero Freddy Paredes acudió a una conferencia de prensa con el presidente y el vicepresidente electos y se refirió en términos despectivos al nuevo mandatario, subestimando su cargo y preguntando “al licenciado Moreno” qué hará en su “eventual gobierno”, como si no fuera todavía un hecho consumado.

Esa falta de respeto de los autodenominados reporteros y analistas, que debieran mostrar, al menos, su objetividad, su veracidad y su imparcialidad, como enseñan en las Facultades de Periodismo, es tan patética y tan cínica que ni el Diario Expreso ni Teleamazonas han pedido disculpas públicas por sus graves atentados a la ética periodística.

Pero ahí no termina la cosa. La prensa comercial más poderosa, como Diario El Universo de Guayaquil y Diario El Comercio de Quito, persisten, tres días después de que ya se conoce el resultado, en sembrar dudas y apoyar el ambiente caldeado que han generado Lasso, su sirviente principal César Monge y todos los incautos que siguen creyendo que el delito cometido por Cedatos y Ecuavisa no fue un atentado contra la verdad, sino que fue la verdad.

Cuando este martes interviene en cadena nacional del presidente del Consejo Nacional Electoral, Juan Pablo Pozo, en la que aseguró que aunque se revisen unas cuantos documentos que pueden tener fallas, escrutado el ciento por ciento de las actas es irreversible la victoria de Lenin Moreno y, por tanto, la continuidad del proceso de la revolución ciudadana.

Pozo dijo que no se quitado ni se ha aumentado ni un solo voto a ninguno de los dos candidatos y por eso el resultado es legítimo e irreversible.

Pero como los planes del golpismo son otros y está muy clara la colusión entre la prensa mercantilista, la encuestadora y los agitadores Lasso, Páez, Monge y Rodas, la palabra “irreversible” la publican así, este miércoles, entre comillas y en primera página, porque ellos –los banqueros, los violentos y sus cómplices- aún tienen la inútil esperanza de que calentando las calles, cometiendo delitos contra la propiedad privada e inquietando a la población, el proceso sea “reversible”, puedan cambiar los resultados y sea factible que, a la fuerza, se convierta a Lasso en presidente de los mal llamados “demócratas y libertarios”.

Radio Visión, del venenoso locutor Diego Oquendo, en una ridícula actitud que intenta imitar lo que en su momento significaron Radio La Luna y los forajidos que en el 2005 echaron abajo al gobierno mediocre y corrupto del coronel Lucio Gutiérrez, ha decidido abrir sus teléfonos, sacar al aire cualquier sandez que dicen los amargados perdedores y atizar el fuego para invitar a la gente a que salga a las calles a cumplir lo que Páez, el príncipe de las tinieblas, ya anunció: incendiar Quito.

Para este macabro plan están contribuyendo muchos actores, unos dando la cara y otros detrás de las sombras, entre ellos los agentes de la CIA que han venido en la clandestinidad a apoyar al excandidato presidencial perdedor  y los seudoperiodistas extranjeros y nacionales que no  tienen ningún pudor en mostrar su odio al proceso revolucionario.

La razón no es difícil de entender: a la prensa mercantilista, sin escrúpulos ni ética, le interesa en el poder un Lasso al cual alabar a cambio de la millonaria publicidad del Banco Guayaquil.

Sin duda, lo peor está por venir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s