El golpe mediático de Ecuavisa, Cedatos y Lasso

Cuando el embajador de la partidocracia, Alfredo Pinoargote, apareció en la pantalla de Ecuavisa, ya fue demasiado evidente que los complotados querían colocar la cereza del pastel de su golpe de Estado mediático.

Ubicado a la derecha de la mitad de la pantalla, el entrevistador particular del banquero Guillermo Lasso, al que lo ha invitado durante seis meses al menos dos veces por semana a su desequilibrado programa Contacto Directo, lo primero que hizo fue decirle al excandidato multimillonario: “felicidades, presidente”.

¿Cómo un seudoperiodista (porque no lo es) y un odiador (basta ver la cantidad de adjetivos calificativos que exhibe en sus venenosos artículos de la revista Vistazo, del mismo dueño de Ecuavisa) puede decir “felicidades, presidente”,  a las 6 y media de la tarde, cuando lo único que tenía Ecuavisa era el exitpoll de Cedatos y de su oscuro jefe, Polibio Córdova, el mismo que recibió suculentos cheques del Banco Guayaquil, propiedad del excandidato perdedor?

Pinoargote lo hizo con todo mala intención, tratando de hacernos creer a los ecuatorianos que unas cifras obtenidas al paso eran los resultados oficiales. Era apenas un sondeo simple, hecho en las puertas de los recintos, donde el encuestado puede decir lo contrario de lo que hizo o de lo que espera el encuestador.

Horas antes, cerca de las tres y media de la tarde (¿en colusión con el violento y prepotente Andrés Páez?) la locutora del mismo canal, Teresa Arboleda, pese a que ayer no apareció en pantalla, publicó una serie de tuits en los que sugería que “se venía el cambio” y que a las 5 pm en punto se conocería al “nuevo presidente que necesitamos”. ¿Cómo sabía Arboleda, tan temprano, lo que diría Ecuavisa si no era porque el plan ya estaba en marcha?

Más elementos que demuestran el frustrado golpe de Estado mediático:

Primero, la denuncia fundamentada de que el Banco Guayaquil pagó cientos de miles de dólares a Cedatos y su jefe Polibio Córdova, exfuncionario del fracasado gobierno de Lucio Gutiérrez, del cual Lasso era “embajador itinerante”, en otras palabras, el nexo del régimen con la CIA y el Departamento de Estado. Córdova y Lasso se conocen bien desde hace tiempo.

Segundo, el aumento injustificado de tres puntos a Lasso en el exit poll de la primera vuelta.

Tercero, la absurda publicación en el diario El Universo de una presunta encuesta, apenas tres días después de la primera vuelta, en la que Lasso de pronto se puso a la cabeza de las preferencias electorales.

Cuarto, la presencia de Córdova en el set de Ecuavisa junto al lamentable Alfonso Espinosa de los Monteros justo a las 5 de la tarde. El plan no solo era difundir una encuesta extraoficial y distorsionada que daba una amplia victoria a Lasso, sino mantener durante tres horas (hasta las 8 pm, cuando se darían las cifras oficiales) en el imaginario social la idea de que Lasso ganó en realidad y no en la imaginación de Ecuavisa, Cedatos y el Banco Guayaquil. Más perversa no pudo ser la estrategia.

Quinto, la aparición de otra encuesta exit poll en los canales públicos, Perfiles de Opinión, dirigido por Paulina Recalde, en la que los cifras mostraban todo lo contrario de lo que decía, insistía y martillaba Ecuavisa. Según Perfiles de Opinión, en su sondeo era clara y contundente la victoria del candidato de la revolución ciudadana, Lenín Moreno. ¿Cómo explicar eso? Con toda razón, un tuit del Presidente Rafael Correa aclaró de manera oportuna al país quealguien estaba mintiendo, porque según las reglas estadísticas es imposible una diferencia de diez puntos entre dos encuestadoras sobre el mismo tema.

Sexto, la visión presidencial fue precisa: minutos después la ciudadanía comprobó que quien mintió fue Cedatos, empresa a la que éticamente no se le podía creer porque estaba pagada por el banco del excandidato perdedor y por los antecedentes entre Córdova y Lasso.

Séptimo, la celebración inmediata del movimiento CREO-SUMA, que no esperó a que el Consejo Nacional Electoral (CNE) diera las cifras oficiales. El plan era reforzar la idea de que Lasso ya era el presidente electo, a tal punto que hizo el papelón de pronunciar en la sede de CREO un discurso “presidencial” en el que, según él, había ganado “la libertad” y en el que ya dibujó sus nefastas ideas acerca de lo que sería su presunto mandato.

Octavo, su aparición, como ya hicimos notar, en Ecuavisa alrededor de las seis y media de la tarde. Todo confabulado. Era la ratificación de que Córdoba, Lasso y Ecuavisa, con la participación de nefastos asesores extranjeros y nacionales que viven en el exterior, estaban consolidando su intento de golpe de Estado mediático.

Noveno, ellos sabían que entre las 5 pm y las 8 pm tenían tres largas horas para lanzar a las calles a sus partidarios a celebrar en las calles y posicionar la idea del triunfo, pese a que este no existía porque aún no había cifras oficiales. La idea del supuesto triunfo se basaba en un simple exit poll, extraoficial.

Pero a las ocho de la noche se supo la verdad, cuando el CNE, con sobriedad y sin alardes, puso en escena las cifras de su conteo rápido y dio el triunfo a Lenín Moreno con más de dos puntos sobre Lasso.

El golpe del Estado mediático o golpe blando se había frustrado.

Pero el perverso plan no puede ni debe quedar en la impunidad. La Fiscalía está obligada a iniciar de hecho la investigación a los responsables de este atentado contra la democracia.

Ecuavisa, Cedatos y Banco de Guayaquil, cada uno en su ámbito, deberán someterse a la justicia para que nunca más nadie se atreva a jugar con el país y para que nunca más se cree convulsión social, violencia y caos a nombre de la libertad de expresión que tanto exigen, pero de la cual siguen abusando los que ahora han perdido toda credibilidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s