El frente de derecha abre sus cartas y los medios no atinan por dónde apuntarse

Radio Democracia, Radio Centro, Platinum y Radio Visión, en Quito son la caja de resonancia de los dolores y hasta de las euforias de la derecha. En Guayaquil son varias más, pero la diferencia es que en casi todas las radios hay espacios o programas donde se expresan esas voces.

La pregunta de rigor es por qué actúan así. ¿Hay un trasfondo ideológico solamente? ¿Es posible pensar en una militancia firme y abierta como confiesa de vez en cuando Gonzalo Rosero? ¿Se camuflan bien como lo hace Diego Oquendo? ¿Se les paga bien como ocurre con Carmen Andrade (quien aparecía como asesora de dos alcaldes al mismo tiempo en las épocas de la partidocracia)? ¿O es una militancia de clase, con una coincidencia que va desde los mismos objetivos económicos y hasta una red familiar bien solvente y amañada como con Andrés Carrión?

radiodifusores-ok-interior_0

Es todo eso y algo más: el dinero que fluye desde ciertos grupos empresariales, financieros y comerciales. El flujo es menor, por eso también hay angustia. Antes esos grupos usaban al Estado para todo lo que querían y al mismo tiempo a través de él aceitaban a los medios para su labor política. Ejemplo claro de eso fue el diario HOY.

Pero con el dinero que fluye desde bancos tan poderosos como Guayaquil y Pichincha hacia las pautas publicitarias de esas emisoras y con las canonjías a ciertos periodistas se entiende su militancia, confluencia y articulación política, mucho más evidente este año 2015. ¿No hubo plata de Andrés Páez circulando por determinados medios para que su imagen se suavice dada la caída de su “popularidad” y credibilidad?

Y así como en la derecha política hay divisiones y disputas de poder, esas emisoras y todos esos periodistas están jugando un rol dinamizador de las tensiones y diferencias a la hora de definir una estrategia unitaria para las próximas elecciones. Claro, tras la retirada de Rafael Correa del escenario electoral se quedaron sin piso, sin discurso y solo pudieron usufructuar del financiamiento del ex banquero con ansias de presidente.

La presencia de Guillermo Lasso en todos los medios, todas las semanas, recibido casi como un casi dios que todo lo resuelve, no fue gratis ni tampoco venía sola: habrá que averiguar cuánto gastaron las agencias de publicidad para transferir el pago de favores para que el ex banquero tenga las puertas abiertas en los sets y aparezca como el contradictor político dominante.

lasso

Capítulo aparte merecen los blogs que financia César Ricaurte a través de Fundamedios y Mil Hojas. No solo que reciben favores directos o indirectos de la derecha ecuatoriana sino que también se sostienen por el flujo de dólares que llega desde el norte del continente.

La pregunta es con quién se alía ahora todo el aparato mediático mencionado. ¿Van a apostar por Lasso? ¿Cómo juegan ahora con la posibilidad de un Jaime Nebot en escena? ¿Tendrán que hacer un alto en sus principios más absolutos para dar cabida a la voz de Álvaro Noboa que siempre llega acompañada de un conjunto de cuñas comerciales de sus empresas y negocios? ¿Van a abrir un huequito a Dalo Bucaram?

Por lo que se ve y oye en las emisoras guayaquileñas hay un entusiasmo inusitado. Un viejo radiodifusor ya dijo: “Mientras más voces mejor para nosotros”. Traducido al cristiano: mientras más plata nos pongan estaremos mucho mejor en nuestros negocios. Lo cual retrata en su real situación a los periodistas libres e independientes de este país.

La división en la derecha parecería que no va a dividir a los medios ni a los periodistas. Solo les dará un poco de aliento pensando que podrían con cualquiera de ellos volver por los viejos trillos de su tradicional postura: “No hay mejor ley que la que no existe”. Y harán todo lo posible para que el 2016 sea el año de la promoción de sus socios comerciales (entiéndase candidatos de la derecha) y de ese modo botar la Ley de Comunicación “al tacho de la basura”, como ya ofreció Guillermo Lasso. Y de paso también no dejar que la reversión de frecuencias, por mandato constitucional, sea una realidad de modo que se concrete la distribución famosa del 33-33-34.

En otras palabras la derecha mediática del Ecuador entrará en una etapa de reflexión o de cálculo para establecer una coordinación que les permita colocar a su candidato en la próxima contienda electoral y de ese modo revertir todo el proceso político que según ellos acabó con la libertad de expresión. Pero ya sabemos que hay proceso que no tienen marcha atrás, bastaría ver la reacción de los argentinos la semana pasada cuando se hizo el anuncio de que podría eliminarse la ley de medios. Ahí está la clave de todo esto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s