La Venezolización de la prensa ecuatoriana

imagesNo hay un día que Ecuavisa, El Universo, EL Comercio y Teleamazonas informen sobre Venezuela y su supuesto caos y tragedia política y económica. Por supuesto en plena sintonía con las cadenas CNN, TN24 y otras como Telemundo. Además, en plena consonancia con los periódicos asociados del GDA (Grupo de Diarios de América) y otros europeos como El País y ABC. Parecería que hacen los mismos textos y cuentan con las mismas fuentes de siempre.

¿Cuántas reuniones sostuvieron los directivos de todos estos medios desde la muerte de Hugo Chávez para acá? ¿Será que algún día se revelan unos “Wikis” y conoceremos todo lo planificado y ejecutado por estos hombres de “bien” que solo piensan en su patria (el capital)? ¿O será que uno de ellos revelará algún día en sus memorias todo lo que hicieron para trabajar por derrumbar al Gobierno Bolivariano?

Sea lo que sea hay un solo motivo para ello: como Hugo Chávez, tras la intentona de golpe de Estado, los sometió a las leyes, los medios venezolanos -con la ayuda de ONG estadounidenses y las otras latinoamericanas bien pagadas por la Usaid (como Fundamedios)- no tuvieron otra opción que acudir a la “solidaridad mundial”. Aludieron a una cofradía mundial para salvar a esos medios de la arremetida bolivariana. Es decir, a la pérdida de privilegios y de prebendas que recibían de todos los gobiernos anteriores y las dictaduras.

Y para ello diseñaron una estrategia mundial que consiste en tres aspectos básicos que se han cumplido a  cabalidad para llegar al momento actual donde unas elecciones legislativas se convirtieron en la madre de todas las batallas:

1.- Denunciar todo acto de supuesta violación de derechos humanos como casos de terrorismo de Estado, aunque fuese un criminal el que aparece como víctima o colocar en el plano de mártir a todo aquel que violando la ley va a la cárcel y luego aparece como preso político. O, como ya ocurrió y aquí exhibimos, cuando hay muertos por disputas entre los grupos opositores que luego aparecen como actos criminales del gobierno.

2.- Exacerbar toda manifestación de rechazo por más pequeña o injustificada que sea. Baste mirar cómo ponen atención sobre supuestos movimientos políticos o grupos organizados que no solo que son pequeños sino que no tienen ninguna legitimidad. Incluso, la misma oposición venezolana ha visto con malos ojos el “crecimiento” desmesurado de grupos de oposición. Saben perfectamente que eso implica menos recursos extranjeros para sus tareas desestabilizadoras, tal como ya ocurrió en su momento con los opositores en Cuba y en Nicaragua.

3.- Crear las condiciones políticas desde una estrategia mediática de que Venezuela vive en la miseria. En Perú, Paraguay o en la misma Colombia hay problemas más graves entre los campesinos y pobladores pobres de las comunidades rurales, pero no son noticia jamás. Solo cuando Nicolás Maduro cerró una parte de la frontera se supo que los pobres de  Colombia pasaban a Venezuela a buscar comida. Claro, con eso justificaban hasta una posible intervención humanitaria o la solidaridad de mandatarios latinoamericanos que jamás hicieron nada por sus países o posturas como la de Mauricio Macri que no ha leído la Carta Democrática.

Entonces, los medios ecuatorianos contribuyeron con esa estrategia. Y lo lograron: ahora es muy  común escuchar que Venezuela es un país pobre, que la gente huye y toda clase de barbaridades. Nadie niega que puede haber problemas, pero hay países en peores condiciones y no se dice nunca nada. ¿Será que es normal ser pobre si un gobierno es neoliberal? ¿Y si es progresista y de izquierda y tiene problemas económicos es una tragedia para la humanidad?

Pues, bastaría ver la cara de un Alfonso Espinoza de los Monteros o de una Josefa Coronel cuando se refieren a Venezuela para entender hasta dónde caló la estrategia y ellos son solo la cara visible. Porque también bastaría ver cómo trabajan los super periodistas independientes de Plan V o La República para entender que no son solo unas fichas más del tablero de ajedrez armado como una guerra mediática contra el gobierno de Nicolás Maduro sino que ya asumieron como verdad una ausencia total de periodismo y de verificación de los hechos.

Anuncios

One thought on “La Venezolización de la prensa ecuatoriana

  1. Es hora de neutralizar las capañas mediatícas de la prensa secuestrada por el Imperio, golpeandolos donde más les duele, en los bolsillos rompiendoles las piernas y quebrarlos economicamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s