Mentiras Sin Fronteras…

El último informe de Reporteros Sin Fronteras (RSF), a propósito de cumplirse un año de vigencia de la Ley de Comunicación, revela el carácter parasitario de esta organización y de la absoluta carencia de la más mínima ética que exige el oficio.

Pese a reconocer que Ecuador avanzó 25 puestos, no uno ni dos, 25 puestos en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, RSF amplifica la paranoia, las fobias y las ansias de fama de algunos periodistas opositores y de nadie más: solo opositores.

La primera supuesta víctima de la Ley de Comunicación es Gonzalo Rosero que, según RSF, tiene hasta problemas psicológicos porque se le exige que diga la verdad y no asuma como ciertas sus propias afirmaciones. Decir que el presidente Correa es quien manda al Consejo Nacional Electoral es desconocer la independencia probada internacionalmente del este organismo. Concordamos con RSF en que Rosero tiene problemas psicológicos, pero estos no se deben a que se le exija decir la verdad sino a su mitomanía expresada con total libertad cada mañana.

Muisne es para Ecuavisa “la isla del terror”. Una tierra con miles de trabajadores honestos, cuyo nombre incluso significa abundancia, es reducida por el programa Visón 360 en una isla de terror. RSF no asume que hay una agresión al pueblo trabajador de Muisne y lo que hace es suponer que la Supercom va a sancionar al canal privado. Lo dice así, torpemente, con descaro: “Dos reportajes del programa Visión 360 podrían ser sancionadas por la Supercom por haber mostrado una imagen negativa de la zona”. “Podrían”, es decir que este informe de Reporteros Sin Fronteras se basa en suposiciones… ¡cuánta veracidad! ¡cuánta fiabilidad!

Otro de los victimizados en ese informe es Bonil cuyo dudoso humor ha sido desenmascarado por analistas y expertos en el tema: es un político que dibuja opiniones y mentiras.

Se vuelve risible el informe cuando pasa de los mitómanos con problemas psicológicos a los que sufren delirio de persecución. Ahora resulta que Juan Carlos Calderón, el despedido editor de la desaparecida Vanguardia, es víctima de amenazas, de acoso, de persecución. El error de un ciudadano fue preguntarle si su casa estaba en venta. “Lo que el periodista consideró una amenaza velada puesto que su casa no está en venta y dado que la semana anterior había recibido dos veces amenazas de muerte”, dice cínicamente el informe. Díganme ustedes si no es para reírse.

¡Cuidado! Ecuador es tan peligroso que una simple pregunta como “¿Está en venta su casa?” es una evidente, clara, contundente muestra de que lo quieren matar. Además, debe ser muy profunda la investigación de corrupción que está haciendo Calderón porque hasta ahora de eso no se ve nada: puro humo, puro aspaviento, puras mentiras, pura necesidad de fama.

Imagen

La tapa de la olla, la que la saca del estadio en su ridículo papel victimizante es Janeth Hinostroza, la mimada del banquero Fidel Egas. Resulta que, según el informe de RSF, la periodista “dejó” Teleamazonas para proteger a su familia. Primero, todos sabemos que jamás dejó Teleamazonas y sigue en ese lugar produciendo intrascendentes programas semanales a pesar de que le ofrecieron hacerse cargo del Departamento de Comunicación de Mauricio Rodas. La excusa que puso la periodista es que la imagen que ella tiene y la reputación conservadora del actual alcalde los podía poner a ambos en una situación desastrosa… Sus razones tendrá.

Ay no, ay no… por favor, no. Carlos Vera, el junior no el de verdad, también está en este informe. Se dice que, víctima de supuestas amenazas, dejó las redes sociales para cuidar ahora sí de su familia. Le mintió a RSF que cerró sus cuentas de redes sociales, sí, le mintió porque por ahí anda todavía haciéndose el chistoso con sus argumentos de tres pesos y una forzada ironía que no alcanza a sostener ni en 140 caracteres. Otro mentiroso que le vendió humo al infame reporte de RSF.

Y lo de Gonzalo Ortiz ya es más ridículo, es penoso, vergonzoso, y termina de dilapidar el sesgado informe. Lo ponemos literal para que usted, amable lector, se dé cuenta de la estulticia y desubique del informe: “Gonzalo Ortiz Crespo, periodista del diario Hoy recibió amenazas de muerte por correo electrónico. Había publicado un artículo sobre Gabriel García Márquez al momento de su muerte”. Pobre Gabo, si viera para lo que usan su enorme figura los odiadores.

En fin, RSF solo tomó la versión opositora, por tanto su limitado informe es sesgado, falto de ética, de razones y está plagado de mentiras que solo fueron trascritas sin verificación alguna. RSF no habló de los avances que han tenido los periodistas que ya no tienen que amplificar en sus notas los odios de los dueños, que no pueden disfrazarlos de periodismo de investigación sin que existan pruebas contundentes. RSF se olvida de que la libertad de expresión no era posible mientras el hambre campeaba entre los reporteros que se debían a dos o tres empleos para cubrir sus necesidades. RSF se olvida de los ciudadanos que nunca tuvieron voz y que ahora no solo tienen un micrófono sino instalaciones completas desde las que cuentan su realidad. RSF se olvida que ahora la banca ya no regula los contenidos de los medios. RSF se olvida que todos estos opositores que dicen que no hay libertad de expresión lo dicen todos los días, de todos los modos posibles, con total libertad, y por todos los medios… Definitivamente, las mentiras en este informe no tienen fronteras. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s