¿Quién se atreve a leer a Janeth Hinostroza?

La verdad sea dicha: es deprimente leer la escueta visión del mundo, de la política y del periodismo de Janeth Hinostroza. Como periodista es denigrante que esta mujer asuma la vocería y representación de un gremio inexistente para exponer sus bajas pasiones, sus odios y mendicidades en defensa del sector al que defiende: la banca.

El nuevo pretexto para despotricar de Hinostroza es que la Ley de Comunicación del Ecuador cumple su primer año. Según ella, esta ley –a la que sin descaro llama mordaza- ha hecho que las páginas de algunos medios “se parecen cada vez más a las revistas con contenidos personales y sociales y la televisión se volcó al entretenimiento”.

Miopía sino ceguera es lo que tiene Janeth Hinostroza pues parece olvidarse que la mediocridad de los medios de comunicación y sus contenidos estaban muchos, muchísimos, años antes de que la Ley de Comunicación fuese pensada siquiera. Ella misma presentó varias ridiculeces haciéndolas pasar por periodismo. ¿De qué se viene a sorprender ahora?

Imagen

La que ella alegremente llama ley mordaza no es más que una normativa que permitió ejercer periodismo con la responsabilidad que este servicio público exige. Las páginas ya no se pueden llenar de especulaciones, ni los periodistas deben confundir su oficio con el de la policía. La Ley de Comunicación es un instrumento que asegura al periodista sus derechos y no exige más que lo básico para que el obrero de la comunicación sea fiel con la realidad que cuenta.

Con la prepotencia propia de los millonarios, de los que todo lo han tenido, heredado o adquirido por vía matrimonial –como en el caso de ella-, Hinostroza se pregunta “¿De qué sirve a los periodistas que se les haya mejorado el sueldo y se hayan reivindicado ciertos derechos laborales…?”.

Sabemos de los privilegios a los que usted accedió por vía matrimonial señora Hinostroza pero eso no le da razones para humillar la justa remuneración a la que los periodistas deben acceder. ¿Acaso comulga usted con los dueños de medios que pagaban con víveres a sus periodistas? ¿Acaso comulga con el Gringo Mantilla y las políticas de diario HOY de no pagar a tiempo a sus empleados? Pareciera que sí, porque usted no entiende que a los periodistas sí nos sirve que nos hayan subido los sueldos, que haya una ley de comunicación que limite la prepotencia de los dueños de medios que antes destruían a las personas con sendas publicaciones.

No olvide a los afectados por la prensa mercantil a la que tanto defiende, no olvide a las víctimas de linchamiento mediático, no olvide a quienes hemos sido desinformados a diario, no olvide a los agredidos, humillados, caricaturizados, discriminados, minimizados y estereotipados en programas tan básicos como los que usted incluso ha dirigido.

Imagen

Gracias a la Ley de Comunicación, los periodistas honestos reconocen que ahora ganan un salario acorde a su trabajo, que tienen afiliación al Seguro Social, que ya nunca más se les va a pagar con arroz y azúcar, y que su labor ha de estar encaminada a la búsqueda del bienestar de la ciudadanía, de la verdad.

No vamos a olvidar nosotros que usted se ha dedicado a desprestigiar al país mientras que hay otros que nos dedicamos a trabajar por su crecimiento. Recordamos la entrevista que le hizo el periódico venezolano “El Universal”, donde usted inventó que en Ecuador hay periodistas presos y asesinados

Imagen

La infame entrevista no fue más que un ejercicio de ego, donde se autoproclamó heroína, resaltando que su biotipo no es el de la ecuatoriana promedio y fantasea con que su tío, Alfonso Espinoza, es “el periodista más importante del país”.

Asimismo, no nos olvidamos de su papelón, de su ridículo en el palacio de Carondelet donde hizo berrinche porque el presidente no le paró bola, donde agredió a un guardia presidencial diciéndole: “Hijo de puta”. No nos olvidamos de su verdadero talante señora Hinostroza, ¿cómo se atreve usted a pretender hablar de dignidad?

En el Ecuador hay honestos trabajadores que dignifican el periodismo. Sin duda, usted no está entre ellos.

 

Anuncios

One thought on “¿Quién se atreve a leer a Janeth Hinostroza?

  1. Si de mucha verdad lo que dices, pero en donde escribe esta mujer Hinostrosza???.. ya no le he visto desde que termino si programa… no me sorprende que siga en las mismas….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s