Lo que no dijo Ricaurte

En la más reciente de sus publicaciones y con motivo de su ya conocida amargura, César Ricaurte, director de la sospechosa organización opositora  al gobierno de Ecuador,  Fundamedios, escribió una larga y penosa columna enmarcada dentro del género de la desinformación. En su escrito Ricaurte hace alarde de una asombrosa dosis de sinvergüencería, descaro y cinismo  propias de un torpe jugador de cuarenta cuyo blofeo causa más risa que asombro.

La cita en la que ampara su amargura César Ricaurte, y que toma de un Enlace Ciudadano, carece de un mínimo de ética periodística, pues intenta alterar el sentido de una expresión que el mismo presidente Correa citó de los medios privados (“o sea, el inocente es Villavicencio y el corrupto soy yo que mandé a allanar para sustraer documentación sobre casos de corrupción”). Lo que el presidente intentó señalar, citando las afirmaciones irresponsables de la prensa privada, es que los medios se creían con el derecho de juzgar y condenar en titulares ligeros los casos que ahora están en manos de la justicia.

El primer mandatario del Ecuador como representante legítimo de su pueblo solo puede hablar en primera persona del plural “nosotros”, aspecto por el que también se amarga y queda en ridículo el político de oposición César Ricaurte.

Sí, señor Ricaurte, nosotros, todos los afectados por la prensa mercantil a la que usted representa y defiende; nosotros que hemos sido víctimas de linchamiento mediático; nosotros que somos desinformados a diario; nosotros que hemos sido agredidos, humillados, caricaturizados, discriminados, minimizados y estereotipados; nosotros  quienes ahora nos beneficiamos de la ley de comunicación: Rafael Correa y nosotros, su pueblo.   

¿Qué credibilidad puede tener un periodismo como el ecuatoriano que durante años ha ocultado la verdad en favor de sus intereses económicos? ¿Cómo creerle a una prensa que se calló ante la violación sistemática de los derechos humanos en el gobierno de Febres Cordero? ¿Cómo creerle a una prensa que en total uso de la libertad pregona a diario que en Ecuador no existe libertad de expresión?

En Ecuador el periodismo se ejerce con total libertad. Lo que ya no existe y amargamente extraña este asalariado de la USAID y la NED es que los medios obren con la impunidad a la que lo acostumbraron los gobiernos entreguistas del pasado.

Image

Si Ricaurte tuviera tan sólo un mínimo de credibilidad, si tan sólo una de sus afirmaciones encontrara asidero en la realidad, se originaría un escándalo mediático de tan altas dimensiones que la prensa privada agotaría sus reservas de papel, con tal de amplificar su odio contra el gobierno. Pero son tantas y tan reiteradas las mentiras escritas en el artículo de Ricaurte que desde el jueves 15 de mayo de 2014, fecha en la que publicó su cadena de desinformación, hasta hoy nada ha pasado, ni siquiera sus panas de la prensa privada han hecho eco de las graves afirmaciones que de manera tan atrevida César Ricaurte lanza al aire.

Me contaron de buena fuente que a Ricaurte, viuda confesa de Emilio Palacio, ya no lo quieren ni ver por la CIDH donde tantas veces fue a llorar y a mentir. Pero es que ¿quién puede creer que en Ecuador hay 800 periodistas agredidos y hasta algunos asesinados como afirma Ricaurte?

Hace pocos días el propio Centro para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) fue quien desmintió estas barbaridades: en Ecuador no está en riesgo la libertad de expresión y mucho menos existen casos de periodistas asesinados por el ejercicio de su profesión. Seguramente Ricaurte se refiere al caso del periodista Valdiviezo cuya muerte, según los primeros indicios, nada tiene que ver con el hecho de ser periodista.

Eso es lo que no dice Ricaurte, eso es lo que arbitrariamente omite para así crear un clima de opinión desfavorable al gobierno, queriendo abonar con mentiras desesperadas el yerto terreno del golpismo.

Hoy por hoy en Ecuador la libertad de expresión nos pertenece a nosotros, a todos los ciudadanos  y ya no a ese minúsculo grupo de familias dueñas de medios de comunicación, comercializadoras de la verdad, propietarios de bancos o terratenientes administradores de las noticias.

Gracias a la Ley de Comunicación, los periodistas honestos reconocen que ahora ganan un salario acorde a su trabajo, que tienen afiliación al Seguro Social, que ya nunca más se les va a pagar con arroz y azúcar, y que su labor ha de estar encaminada a la búsqueda del bienestar de la ciudadanía, de la verdad, de nosotros.

Anuncios

One thought on “Lo que no dijo Ricaurte

  1. porque el señor de los monteros o la señora tinoco jamas hicieron algún reportaje sobre el feriado bancario o porque el programa 30 plus jamas hizo un reportaje de los dineros robados por el banco de su amo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s