Pinoargote, el The Walking Dead de la televisión ecuatoriana.

Image 

 Cuando ya todos pensábamos que la brillantez de Alfredo Pinoargote había tocado fondo, que había llegado a su límite, resurge de las cenizas que cuelgan de su cabello para entregarnos otra perla en su eterna fijación con el comandante Hugo Chávez.

El anquilosado entrevistador de Ecuavisa, omitiendo la evidente decrepitud que el maquillaje se niega a ocultar, hizo este “profundo” análisis: “(Hugo Chávez) se jugó el único as en la manga cuando el comandante estaba más cerca de la tumba que de esta vida. Es así como candidatizan a un zombie que gana su cuarta reelección en octubre de 2012, Chávez muere tres meses después, designando sucesor a Nicolás Maduro”

Pinoargote no solo se burla de un presidente latinoamericano que ganó alrededor de 19 elecciones y del pueblo venezolano que tomó esa decisión -en legítimo apego a la ley y la democracia-, sino que también, sin darse cuenta el pobre senil, se burla de sí mismo. 

¿Qué personaje -real o de ficción- se parece más al modelo del zombie perfecto? La respuesta es evidente: el único muerto viviente en la pantalla ecuatoriana es Alfredo Pinoargote, pero más que él y sus incontables años, muertas vivientes son sus arrugadas ideas. 

Parece que Pinoargote dejó de tener hace tiempo un telepronter con ideas frescas frente a él; a cambio en el lujoso set de Ecuavisa le han instalado un espejo en el que lejos de leer, Alfredo Pinoargote describe sus añejas ideas y lo obtuso de su pensamiento, en tanto balbucea -se nota la dificultad al respirar- alguna que otra frase que quiere hacer alusión al presidente Rafael Correa. El muy cobarde no dice su nombre…

No conforme con irrespetar al comandante Hugo Chávez, el eternizado ex embajador de Oswaldo Hurtado (1981-1984), Sixto Durán Ballén (1991-1995), Abdalá Bucaram (1996-1997), Fabián Alarcón (1997-1998), Jamil Mahuad (1998-2000) y Gustavo Noboa (2000-2003), ahora es la viuda oficial de Henrique Capriles en el Ecuador. ¿Cómo explicar de otro modo que siga llorando por la derrota del candidato de la ultraderecha venezolana? Pinoargote tuvo que pasar 22 años rascándose la barriga y tiñéndose las canas como embajador de la derecha para todavía tener fuerzas y decir tanta sandez junta. 

¡Pobre Pinoargote! Llora por Capriles y el escaso margen por el que perdió ante Nicolás Maduro pero los años que carga sobre sí han hecho que olvide que varios de sus amigos han ganado elecciones por casi nada y con serios cuestionamientos (Ver cuadro):

 Image

Según las conclusiones del contemporáneo de Velasco Ibarra, “los caudillos también tienen fecha de caducidad”. Pese a lo perverso de la frase, lo que realmente sorprende es que Pinoargote no tenga fecha de caducidad. O más aún, que Ecuavisa -como en una tienda de barrio cualquiera- maquille la fecha vencimiento y nos siga vendiendo a diario la podredumbre que destila. Al estilo de The Walking Dead, el mítico embajador de SEIS presidentes del Ecuador se niega dejar la televisión ecuatoriano y sigue renegando.

En todo caso, que alguien se apiade de nosotros, nos entregue laxantes para cada mañana o que Ecuavisa ponga al menos un letrero de advertencia en cada comentario de Pinoargote: “Consúmase antes de la séptima embajada”.

Image 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s