Jon Lee Anderson y su lectura imperialista del Che Guevara

BONSMm1CQAIoVpx.jpg large

Jon Lee Anderson, periodista estadounidense que escribe crónicas para diversos medios de la ultra derecha internacional, acaba de emitir fuertes declaraciones contra los gobiernos progresistas de nuestro continente.

No es la primera –y de seguro no será la última vez- que desde los Estados Unidos, un país que nunca ha tenido un movimiento político de izquierda consolidado, un dudoso “especialista” quiere darnos lecciones morales sobre como deberíamos ser gobernados. Bajo su imagen falsamente de izquierda, Anderson esconde el prepotente discurso imperial que tanto gusta a los dueños de los periódicos latinoamericanos, por ello le dan una cobertura desmedida a estos personajes que en su país de origen son incapaces de opinar sobre los crímenes sociales y la inequidad de sus gobiernos, pero que apenas salen al extranjero fungen de expertos politólogos.

Desde su pedestal de mármol, sin ningún otro sustento que su subjetividad y los jugosos cheques que recibe de parte de los conglomerados mediáticos, Anderson afirma que el Che Guevara “consideraría a la izquierda latinoamericana actual como un bando de superficiales” y que no representan al verdadero pensamiento de izquierda. Hacer proyecciones de qué pensaría otra persona –sobre todo cuando se trata de alguien que falleció hace décadas- no es periodismo, es amarillismo.

El tono usado por Anderson en la entrevista de marras que concedió al periódico brasileño “O Estado” es soez, a través de la acumulación de epítetos ofensivos contra los pueblos latinoamericanos pretende encubrir su profundo desconocimiento de los procesos políticos que exitosamente se están desarrollando en nuestro continente, los cuales son reconocidos y avalados por verdaderos intelectuales de talla mundial como Noam Chomsky, quien –a diferencia de Anderson- si ha estudiado a fondo el contexto histórico que motivó el surgimiento del socialismo del siglo XXI, corriente política que es la expresión más acabada del pensamiento de izquierda y que poco a poco se impone sobre visiones retrógradas de aquellos “izquierdistas” lanza piedras que durante décadas lucraron con la imagen de íconos como el Che Guevara y otros luchadores populares.

Dentro de la limitada visión de este periodista imperial, los pueblos latinoamericanos deberían seguir en la pobreza y no desarrollarse para ser considerados de izquierda. Critica el modelo brasileño que ha convertido a dicho país en una potencia a nivel mundial. Omite los logros del sistema educativo y de salud pública cubanos, los cuales son reconocidos por ser los únicos que garantizan el acceso universal a estos derechos en todo el mundo, algo que no se puede decir de los Estados Unidos, donde los pobres no tienen la opción de recibir atención de parte de su gobierno.

Tampoco habla de cómo Ecuador ha cambiado desde la llegada a la presidencia de Rafael Correa, el gobernante que con sus políticas inclusivas ha devuelto la dignidad a un pueblo que se debatía en la miseria. Si Anderson hubiera revisado cuanto ha invertido el actual gobierno en el área social y comparara las cifras con lo que hicieron los desfalcadores que antes ocupaban el sillón de Carondelet, se hubiera dado cuenta del progreso y la justicia social que han motivado que nuestro país sea conocido como “el jaguar de América” y que se hable de “el milagro ecuatoriano” en foros y academias de todo el mundo. Mientras el capitalismo salvaje destroza a Europa, nuestros migrantes e incluso ciudadanos europeos vienen a Ecuador con el fin de consolidar sus sueños y tener una vida digna, algo que en países como España hoy resulta imposible.

En sus deplorables hipótesis, Anderson quiere dar a entender que El Che Guevara manejó una especie de doble discurso. Con eso no solo ensucia la memoria y toda la trayectoria de lucha de El Che, su fin último es denigrar a los pueblos que han optado por la soberanía y un modelo distinto al que fue impuesto con sangre y fuego desde los países hegemónicos, los mismos que apoyaron a los sangrientos dictadores que aterrorizaron a generaciones enteras de latinoamericanos.

Este “periodismo” especulativo y desinformado ya ha causado mucho daño en nuestra región, no necesitamos que individuos sin ninguna autoridad moral como Anderson nos vengan a dar lecciones. Afortunadamente, el amplio apoyo popular que tienen todos los gobiernos progresistas de Sudamérica, hace que sus venenosas declaraciones sean entendidas como lo que son: viles calumnias de un soldado imperial que añora la época donde nuestros pueblos seguían los mandatos del norte.

Anuncios

3 thoughts on “Jon Lee Anderson y su lectura imperialista del Che Guevara

  1. La historia de A. L. se escribe al fragor del agora popular….(sangre, ira,cultura, humildad y amor), no como en la mente fantaseosa y al ritmo de disneylandia de un imberbe, pseudoizquierdista…. ECUADOR LIBRE Y SOBERANO !!!!!

  2. El verdadero Bando de superficiales esta conformado por los dueños de los periódicos y medios de comunicación amarillistas latinoamericanos “especialistas” que pretenden dar clases de moral, que dan tribuna a este prototipo de siniestros personajes con imagen falsa de izquierda y que fungen de expertos politólogos con limitada visión que pretenden ocultar su profundo desconocimiento de gobiernos progresistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s