ROBERTO AGUILAR: entre el prejuicio clasista y la posmodernidad light

Viñeta del genial artista Albert Montt.
Viñeta del genial artista Albert Montt.

 

 

Como todos los domingos, “el Angelo Barahona del periodismo político ecuatoriano”, Roberto Aguilar, nos ofrece su clásica dosis de veneno y clasismo. Su texto, “La revolución cercada por sí misma” publicado en Diario Hoy este 1 de septiembre, adolece de las típicas taras estilísticas que caracterizan el trabajo Aguilar, pero por sobre todo, está plagado de incongruencias y prejuicios fáciles de demostrar. Queda claro que la intención de dicho periodista es ofrecer una versión farandulera y sesgada de la manifestación en apoyo a la difícil –e inevitable en aras de la justicia social- decisión gubernamental de explotar el 1 por mil del Yasuní.

Falta de contexto y sensacionalismo, insultos gratuitos a todos quienes no pertenecemos a la privilegiada casta social de Aguilar. Leyendo entre líneas su lamentable artículo, se encuentra una grosera sed de sangre y caos con el fin de alentar un nuevo golpe de Estado, tal como lo demuestra su crítica al operativo policial necesario para evitar fricciones entre ambos bandos, sobre todo si tenemos en cuenta la violencia con la que procedieron los supuestos ecologistas, quienes azuzados por representantes de la nefasta partidocracia, se dedicaron a repartir palos y piedras contra la fuerz pública, mientras “ecológicamente”  ensuciaban el casco colonial de Quito. No dudo que dentro del grupo exista gente convencida de la causa, pero los hechos demuestran que se trató de un sector minoritario, que harían mejor en recoger firmas e impulsar de manera pacífica una consulta popular, tal como lo propuso en Presidente Correa. Juntarse con elementos vandálicos como los cuadros del MPD desvirtúa cualquier iniciativa conservacionista honesta.

En una muestra de ignorancia supina, Roberto Aguilar se burla de la formación política de los militantes de Alianza País cuando se queja de que leen al gran filósofo italiano Antonio Gramsci. Si con esto pretendía insultar a alguien, el tiro le salió por la culata, pues Gramsci fue un hombre consecuente con el pensamiento social de izquierda que luchó contra el régimen fascista de Benito Mussolini. Para hombrecillos ahistóricos y atrapados en su posmodernismo light que predica el fin de las ideologías como Aguilar, este dato no parece ser relevante. En hora buena que dentro del actual proyecto político exista gente preparada intelectualmente, aunque eso le cause agruras a Roberto Aguilar, que como buen defensor del establishment, añora los tiempos donde la ignorancia política  era el común denominador.

 

 

Así dejaron "los ecologistas" el centro histórico de Quito... Aguilar nada dice al respecto en su sesgada crónica.
Así dejaron “los ecologistas” el centro histórico de Quito… Aguilar nada dice al respecto en su sesgada crónica.

 

 

Prosigue su burdo ataque y exhibe su desprecio hacia la juventud al etiquetarlos sin ninguna prueba como “desarrapados que parecen haber sido directamente reclutados un sábado por la madrugada en Calama y Juan León Mera esquina”. Otro insulto fallido, pues no tiene nada de malo ser joven ni transitar por un sector tradicional de Quito como es La Mariscal. La intención peyorativa es evidente, pues para Aguilar, la farra y el apoyo a causas políticas solo son válidos si fueron gestadas en lugares “cool” como El Pobre Diablo o algún bar de la Gonzáles Suárez.

En otra prueba de su falta de creatividad, el texto de Aguilar continúa con una anodina enumeración de las parroquias rurales y cantones de los que –según Aguilar- provienen muchas de las personas que apoyan al Presidente Correa. ¿Acaso no vivir en Quito le convierte a uno en ciudadano de segunda clase y sin derecho a expresar su opinión en temas relevantes para toda la nación? Ese parece ser el torpe mensaje del elitista Aguilar, quien incluso acusa a dichos manifestantes de quejarse ante el inminente ataque estadounidense a Siria. ¿Desde cuándo es malo estar en contra de la guerra? Atacar por atacar es la consigna de este viperino periodista, a quien parece excitarle la perspectiva de una masacre.

Para finalizar, quiero lanza una pregunta pública al señor Aguilar: si tanto se queja del resguardo –según él, excesivo, aunque los hechos demostraron que era indispensable para evitar que impere el caos- de la Plaza Grande durante la concentración de la militancia de Alianza País, ¿cómo se las arregló para ingresar?, ¿acaso fue temprano con un sanduchito –que tanto parecen gustarle, pues en toda crónica habla de bocaditos- a esconderse cual roedor en madriguera y esperar los hechos violentos que tanto ansía su retorcido cerebro?.

Afortunadamente, los sueños morbosos de violencia de Roberto Aguilar no se han concretado. Es importante no caer en las provocaciones dominicales de este triste hombrecillo amargado y proseguir en la defensa del actual proceso político de la misma forma en la que lo hemos venido haciendo: con cordura y en paz.

Anuncios

3 thoughts on “ROBERTO AGUILAR: entre el prejuicio clasista y la posmodernidad light

  1. este Roberto Aguilar, se nota que es un amargado por el progreso del Estado Ecuatoriano y creo que era uno de los que en anteriores gobiernos tetiava como comerciante de información que pena, presumo que no es Ecuatoriano por su forma de actuar, es de los que viven de la trifulca sin importarle el perjuicio que puede acarrear a las personas, y al Estado, pero de estos hay pocos resagados enfermos por el progreso, que ha realizado este Gobierno que es nuestro y que seguira con nuestro apoyo y las garrapatas no se pueden pegar en la Revolución Ciudadana del progreso Ecuatoriano.

  2. El 1 por mil equivale a 0.1%, no a 0.0001%. Entiendo que la confusión se da por querer dividir 1 entre mil, sin embargo, aun con esa consideración el cálculo es erróneo pues el resultado sería 0.001.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s