Reino Unido sigue los pasos de Ecuador: ley de comunicación británica

starsuckers-a32

Gran Bretaña es uno de los países con mayor número de tabloides sensacionalistas en el mundo. The Sun, Dayli Mirrow, News of the World, entre otros, muchos de ellos vinculados con el magnate de la comunicación, el cuestionado Rupert Murdoch, han abusado durante años de escuchas telefónicas, chantajes y otras técnicas ilegítimas para aumentar sus ventas. Los famosísimos paparazzis se han convertido en expertos en photoshop y crear grotescos montajes, siendo sus principales víctimas los miembros de la familia real inglesa, que aunque sea una institución espuria, sus integrantes, al igual que todo ser humano, tienen derecho a mantener su privacidad.

El nivel de acoso y la falta de un lineamiento acorde con la deontología de la comunicación, han colmado la paciencia de los ciudadanos británicos, quienes se han manifestado en favor de que Reino Unido cuente con un mecanismo de regulación de medios. Ante la presión popular, los representantes de las mayores fuerzas políticas de dicho país, han llegado a un pacto y acordaron desarrollar una ley de comunicación que regule el trabajo de los medios. En dicho reglamente se establecen sanciones de hasta 1.16 millones de euros, así como se garantiza el derecho a la réplica y a la rectificación -con sus consabidas disculpas- en caso de que algún medio incurra en conductas contrarias a la ética periodística.

En palabras del premier británico, David Cameron,  se busca crear un organismo autorregulado con supervisores y financiación independientes que también prestará un servicio de arbitraje gratuito a las víctimas y un mecanismo rápido de gestión de quejas.

Si bien esto se logrará a través de enmiendas a leyes ya existentes y no se trata de una ley de comunicación propiamente dicha, pues el partido conservador -cuyas cabezas visibles poseen acciones en varios tabloides- bloqueo parte de la iniciativa, este es un primer paso hacia una ley de comunicación en el Reino Unido.
He querido demostrar que el periodismo del famoseo es una tontería y que ha infectado al conjunto del periodismo.- CHRIS AITKINS
El nivel de ignominia de la prensa británica es tal que se presta para la parodia, como lo demostró el documental Starsuckers de Chris Aitkins, quien durante dos años se hizo pasar por una fuente anónima y vendió descabelladas historias a los principales medios británicos. Atkins llevó un registro fílmico del proceso, creando un documental que debería ser exhibido en todas las facultades de comunicación. Las historias que consiguió vender eran totalmente absurdas e irrelevantes, todas fácilmente refutables si los miembros de la redacción de los periódicos británicos hubieran consultado a la fuente.
sensacionalista_560x280
Tal como era de esperarse, los medios ecuatorianos han tratado de quitarle relevancia al tema, pues admitir que una potencia mundial como Inglaterra debata y desarrolle estrictos controles sobre el poder mediático,  tira por tierra todos sus argumentos contra la ley de comunicación que hace poco fue instaurada en nuestro país.
Quiero terminar esta entrada con esta lúcida intervención de la periodista española Rosa María Calaf, quien nos recomienda una dieta de medios, pues estos se han convertido en desinformadores que repiten un discurso único en base a intereses económicos y partidistas.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s