El circo mediático generado alrededor de la muerte de Christian Benítez

944789_664306006918768_1244852041_n

 

Uno de los primeros recuerdos que tengo sobre el sensacionalismo de la prensa ecuatoriana fue durante la transmisión en vivo del sepelio del futbolista Carlos Muñoz Martínez a finales de 1993. En dicha ocasión, el periodista Vito Muñoz Ugarte y Teleamazonas no dudaron en entrar con su cámara a la morgue y transmitir en vivo  –a mediodía, dentro del horario de protección al menor- crudos fragmentos de la autopsia a Muñoz.

Este hecho anti ético vuelve a reproducirse en la prensa ecuatoriana con Diario Hoy, periódico que el día 2 de agosto exhibió como portada de su página web una foto del cadáver de Christian Benítez, con el agravante de que la familia del finado solicitó de forma pública que no se realizaran tomas del féretro.

Ante las reacciones de repudio de parte de la ciudadanía, Diario Hoy eliminó dicha foto, pero el daño ya estaba hecho. Torpemente intentaron excusarse al afirmar que se trataba de una imagen de la agencia de noticias AFP, lo cual no constituye justificación alguna, pues la decisión de la familia Benítez era de dominio público y el portal web es administrado por Diario Hoy, no por AFP. En el colmo del descaro, el periódico del Gringo Mantilla incluso ha llegado a victimizarse y de seguro buscarán capitalizar políticamente el incidente cuando reciban la justa sanción que merece de acuerdo a la Ley de Comunicación.

Si bien en dicho momento Vito Muñoz y Teleamazonas recibieron muestras de rechazo y su nombre ha quedado asociado con el macabro hecho, nunca afrontaron la sanción legal y profesional que se merecían.  Afortunadamente –a diferencia del año 1993- en la actualidad nuestro país cuenta con una Ley de Comunicación adecuada a los requerimientos deontológicos de una profesión tan delicada como el periodismo.

Mientras en 1993 el tema de la responsabilidad de los medios no se hallaba instalado en la agenda pública ni era discutido por la ciudadanía, el día de hoy el panorama es radicalmente distinto. Contamos con una ley que nos defiende y con herramientas como los micromedios y las redes sociales para dejar en claro nuestro desdén hacia las prácticas de la prensa amarillista.

 

Victimización y escusas de Diario Hoy
Victimización y escusas de Diario Hoy

 

Como ciudadanos cuestionamos que un suceso trágico sea convertido en pretexto para subir el rating o aumentar la venta de periódicos con sospechosos souvenirs. El mismo Diario Hoy –en un acto de profundo cinismo- sacó al mercado “El libro del Chucho”. Si en realidad se desea  seguir el legado de Chucho, las opciones sería colaborar con el centro de rehabilitación para adictos “Bill y Bots” de Atacames que apadrinaba Benítez, o crear un fideicomiso que garantice la educación de sus hijos. No debemos contribuir con viles iniciativas comerciales como “El libro del Chucho” de Diario Hoy o con productos análogos, adquirir esos objetos es apoyar el enriquecimiento inmoral de los oportunistas que han irrespetado el dolor de sus deudos.

Dentro del discurso de los medios de comunicación existen dos tipos de muertes: la del ser humano común que es ignorada y la de una persona famosa a la cual pueden sacar réditos. Cumpliendo con las fantasías de publicistas mediocres incapaces de crear contenidos más allá del morbo y del escándalo coyuntural, la muerte del Chucho Benítez estuvo rodeada de elementos trágicos que la convirtieron en un circo mediático.

Más allá del fervor popular y sincero de parte de la ciudadanía, los mercachifles de la comunicación se frotaron las manos ante el hecho. Los opinólogos profesionales que elucubraron torpes teorías de la conspiración respecto a las causas del deceso de Benítez. El lugar común ramplón invadió las pantallas con frases cursis como “ahora está haciendo goles en el cielo” o “diosito lo convocó para que juegue en su equipo”. Todo ello dicho por periodistas supuestamente profesionales que demostraron un paupérrimo manejo del lenguaje y falta de imaginación para buscar una metáfora medianamente original.

Cantantes poco afinados aprovecharon para crear himnos en honor al “héroe caído”. Lo hicieron con la rapidez de un rayo, como si hubieran tenido dichas letras escritas hace tiempo y listas para dedicárselas  al primer futbolista muerto. Estoy seguro de que dichas canciones hubieran sido exactamente iguales de haber muerto otro integrante de la selección. Solo es cuestión de cambiar el nombre.

Tampoco faltaron aquellos hipócritas que sacaron pecho de tener la última entrevista del fallecido o de haberlo apoyado desde sus inicios, cuando en realidad Benítez fue víctima de un severo bullying mediático cada vez que fallaba un gol. Los mismos que hoy se dan golpes de pecho fueron los encargados de poner en tela de duda su compromiso profesional y sus aptitudes para ser el delantero titular del combinado nacional. En muchas de las críticas recibidas en Benítez existía un soterrado componente racista, pero los hechos han sido acallados en honor al oportunismo y marketing. El ensañamiento contra Chucho le causó gran sufrimiento en vida, tal como lo atestigua uno de sus mejores amigos, el defensa central Frickson Erazo, con quien Chucho compartió sus años de formación en El Nacional de Quito y la gloria en la selección.

 

La sinceridad de Frickson Erazo
La sinceridad de Frickson Erazo

 

La sobreexposición a la que han sido sometidos los familiares de Benítez es obscena. Ellos han intentado mantener un perfil bajo, pero el acoso de los medios en busca de una “exclusiva” es tal que les puede traer consecuencias psicológicas.

En este momento la mejor forma de respetar la memoria de Christian Benítez es guardando silencio y dejar en paz a sus seres queridos.

Anuncios

6 thoughts on “El circo mediático generado alrededor de la muerte de Christian Benítez

  1. hay una buena cantidad de periodistas que nunca se formaron como tales, es decir profesionalmente…por tanto existe una buena dosis de ignorancia y poca o casi nada de ética.
    HAY QUE PEDIR RECTIFICACIONES……..CASO CONTRARIO……LA LEY.

  2. Un análisis muy válido. Ciertamente que ante semejante despliegue mediático, me surgieron algunas preguntas: durante toda la semana pasada, ¿no hubo noticias trascendentes que debían ser difundidas? ¿Si tanta era la idolatría por el jugador, por qué cuando fallaba un gol había una reacción tan visceral y racista que le obligó a cerrar su cuenta de Twitter? Ciertamente que la forma de abordar el tema de parte de todos los medios fue prácticamente la misma, con excesos como la mentada foto o las entrevistas a su familia e incluso a sus hijos. En líneas generales de acuerdo con este sesudo y pulido comentario; el único defecto que le encuentro es que en determinados pasajes está cargado de adjetivos lo que le resta equilibrio.

  3. creo que tú amigo, lo dijiste todo, y es verdad, no me gustó tanto circo mediatico, espero de corazón que ése diario sensacionalista, que no respeta nada, sea sancionado, de ésta manera sentar un precedente

  4. Estoy muy de acuerdo con la crítica y el comentario… es muy bajo buscar “ventas” de esta forma, pero lo único que yo quería comentar es que no sólo fue el diario HOY, fueron casi todos los medios de comunicación y los que más metieron mano en esto fueron los medios televisivos, y para mi modesta forma de ver, fueron ellos los que más propiciaron el circo en que se convirtió la muerte de Benítez. (Paz en su tumba y a su familia)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s