Epitafio para Revista Vanguardia: así es como el diablo paga a sus discípulos

No se trata de crucificar a nadie ni de hacer leña del árbol caído, caído no por la Ley de Comunicación. sino por su ineficiencia administrativa y financiera, que nada tiene que ver con su periodismo. Ese era el tema principal. Una sola mentira anula un buen pasado. Los directivos de Vanguardia mienten cuando dicen que cierran por esa Ley. Cierran porque no pueden sostener más la revista, por su baja publicidad, por su casi nula circulación (que nace de la pérdida de credibilidad que afecta a todo el periodismo nacional por su absurda pelea con el gobierno, que el gobierno ha capitalizado a su favor. Pero no lo entienden), y por la mala administración de sus recursos y de su principal capital que es ese: Credibilidad. El trabajo periodístico investigativo, excelente en muchas ocasiones, se puede afectar cuando lo impregna la política. El periodismo no está para hacer política sino para informar con objetividad e imparcialidad.

– OMAR OSPINA (escritor)

1000373_327496517382174_1098012930_n

 

 

Hay mentiras groseras que caen por su propio peso. El pasado 27 de junio se anunció el cierre definitivo de Revista Vanguardia y se intentó satanizar a la nueva Ley de Comunicación como la causa de dicho hecho. Inmediatamente la Sociedad Interamericana de Prensa –al mando del gringo Mantilla de Diario Hoy-, Fundamedios, El Tarzán de Bonsai Carlos Vera y demás representantes de la prensa privada se rasgaron las vestiduras y se solidarizaron con su principal accionista Francisco Vivanco.

Recordemos que Vivanco forjó su fortuna mediante prácticas poco claras como el desmantelar contenedores durante el gobierno de León Febres Cordero, del cual fue un alto funcionario. Vanguardia es uno de los medios del grupo Vivanco, que incluye también a Diario La Hora, SatNet, TV Cable y la cadena de radios Planeta. Estos medios de comunicación se hallan agrupados en la empresa Editorial Gran Tauro Cia. Ltda. Si la nueva Ley de Comunicación es atentatoria para el periodismo como quiere hacernos creer Vivanco, ¿por qué solo cierra Vanguardia y no sus otros medios?

La respuesta es simple: Vanguardia llevaba un buen tiempo al borde de la quiebra, pues su visión elitista light de ultraderecha no tiene aceptación popular. Recordemos que en el 2010 ni siquiera pagaron el arriendo de la propiedad incautada al ex banquero Alejandro Peñafiel, con lo cual causaron un prejuicio al Estado ecuatoriano y se inició un juicio de coactivas en su contra. Ni los mismos ex trabajadores de la revista conocen a ciencia cierta cuál era el número real de ejemplares que se vendían semanalmente, pero afirman que es mucho menor que el manifestado por Vivanco. Esta treta –sancionada por la nueva Ley de Comunicación- obedecía a la necesidad de engañar a sus auspiciantes, inflando el número de ventas para evitar que retiren el pautaje comercial.

 

 

Viernes 28 de junio, 6 y 30pm... un cerrajero contratado por Lord Voldemor Vivanco cambia las chapas de la sede de Vanguardia
Viernes 28 de junio, 6 y 30pm… un cerrajero contratado por Lord Voldemor Vivanco cambia las chapas de la sede de Vanguardia ante la mirada atónita de sus ex periodistas

 

 

De igual manera, las denuncias de sus ex empleados sobre incumplimiento en pago de indemnizaciones, afiliación al IESS y otros derechos laborales irrenunciables están a la orden del día. Una de sus ex periodistas, Grace De la Torre denunció en su cuenta twitter que fue despedida durante su periodo de lactancia. Este tipo de abusos y precariedad laboral son comunes en la prensa privada, pero como existe un deleznable espíritu de cuerpo entre los dueños de los medios, nunca se difunden estas prácticas.

Pero todo tiene su límite, y la manera irrespetuosa y falsaria con la que cerró la revista provocó la indignación de sus periodistas, los mismos que antes defendían la supuesta integridad de su medio, emitieron un comunicado de prensa denunciando los atropellos de Vivanco y hoy despotrican en las redes sociales contra su antiguo patrón.

Entre las barbaridades que denuncian tenemos que el día viernes 28 de junio a las 6 y 30 pm, mientras se encontraban preparando la que sería la última edición de la revista en medio de un ambiente hostil, vino un cerrajero y cambió las cerraduras de las oficinas de Vanguardia. Este acto no solo tenía por fin humillar a sus ex empleados –como si se fueran a robar algo de la redacción- quienes desde un inicio demostraron su desacuerdo con la forma en la que se manejó el tema, sino que también tenía como finalidad evitar que los funcionarios del Ministerio de Relaciones Laborales puedan entrar a la sede y observen el estado real de Vanguardia.

 

 

Los ex periodistas de Vanguardia denuncian su despido en un gesto melodramático
Los ex periodistas de Vanguardia denuncian su despido en un gesto melodramático

 

 

Es una pena que los periodistas de Vanguardia hayan tenido que perder sus trabajos para recuperar la sangre en la cara. Atrás de ellos hay familias y aunque durante mucho tiempo manejaron la revista de acuerdo a los intereses y neurosis de su amo Vivanco –no es gratuito que sea conocido como Lord Voldemort, el brujo maligno de la saga de Harry Potter- uno nunca se debe alegrar por la desgracia ajena.

Como será de desesperada su situación que hasta Juan Carlos Calderón, uno de los opositores más reaccionarios al actual proceso político, ha tenido que “bajar el moco” y pedir la ayuda del régimen al que antes denostaba con furia para que las violaciones al código de trabajo y a la nueva Ley de Comunicación cometidos por Vivanco no queden en la impunidad. Terrible ironía: hace poco llenaron sus páginas con falsedades sobre dicho cuerpo legal, el mismo que hoy usarán para defender sus derechos.

Pero –pese a todas las evidencias y testimonios en su contra- Lord Voldemort no va dar el brazo a torcer fácilmente. Seguirá manteniendo su mentira con el objetivo de capitalizarla políticamente. Ya puso a su pariente Luis Vivanco de Diario La Hora como “vocero oficial” del cierre de Vanguardia, cuando el mencionado –conocido como “hijo bobo” por su mediocridad intelectual y hosca personalidad- para que defienda los intereses familiares. Obvio que lo hará con toda la rabia y veneno que acumula en su pequeño cerebro, después de todo, se está jugando su parte de la herencia.

 

 

Los ex periodistas de Vanguardia publicaron en la web su postura sobre el cierre del medio. Denuncian que lo dicho por Vivanco es una vil patraña.
Los ex periodistas de Vanguardia publicaron en la web su postura sobre el cierre del medio. Denuncian que lo dicho por Vivanco es una vil patraña.

 

 

Solo resta saber qué actitud tomarán los otros medios de comunicación de ultra derecha como El Comercio, Hoy, Teleamazonas, Ecuavisa y demás. ¿Apoyarán a su ex amigo y antaño “niño mimado” Juan Carlos Calderón y o a Lord Voldemort? Lamentablemente para los ex periodistas, vendieron su alma al diablo y así es como este paga a sus discípulos. Es una lección dura que ojalá les sirva para recapacitar y dejar atrás ese pasado servil y en un futuro próximo puedan encaminar su carrera hacia la búsqueda de la verdad por sobre la defensa de interés espurios.

Anuncios

3 thoughts on “Epitafio para Revista Vanguardia: así es como el diablo paga a sus discípulos

    1. amigo ecuatoriano a mi parecer desde mi punto de vista cada quien defiende su pensar sea de la ultra derecha o la ultra izquierda tanto el uno como el otro cuando se monta en el poder se olvida del pueblo por lo tanto nadie tiene la valentía de enfrentar la dura verdad meter preso al que hay que meterlo preso sin perdonarle quien sea amigo o no el gobernante que tome ese camino será un buen gobernante pero no lo hay

  1. Que pena me da este tipo de redacciones tan venenosas y llenas de odio e ira. Aquí lo que se debe alentar es que se repeten los derechos de todo trabajador. No porque los afectados piensan diferente al actual proceso político quiere decir que no tengan derechos. El gobierno en este caso debe hacer que Vivanco cumpla con sus deberes como empleador. Al fin de cuentas todos sabemos que Vivanco se saldrá con la suya y los que pagarán los platos rotos serán los trabajadores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s