ROBERTO AGUILAR, de modisto frustrado a cronista ponzoñoso

Roberto Aguilar, el experto en moda que se dedica a la crónica política
Roberto Aguilar, el experto en moda que se dedica a la crónica política

La crónica como género periodístico permite licencias literarias y cierta subjetividad. Esto no implica falta de rigor, falsear la verdad, el uso de lugares comunes y prejuicios, ni la banalización del tema. Todos estos defectos son frecuentes en las “crónicas” del editor de contenidos de Diario Hoy, Roberto Aguilar.

En su texto “¿El augurio de Correa se cumplió?” del 19 de mayo, el mencionado periodista escribe con particular saña y se limita a reproducir estereotipos raciales y sexistas con el fin de humillar a los asambleístas que no son de su agrado.

Desde el primer párrafo del texto, dedicado en su mayor parte a criticar el vestuario de los dignatarios, se vuelve evidente que la intención de Aguilar es tratar a su cobertura como si se tratara de un desfile de modas. Resaltar un tema tan banal es una forma de evitar tocar los temas de fondo y de restar importancia a un acto trascendental para el futuro político del país, como es la instalación de la Asamblea Nacional. Las burlas de Aguilar se centran en la vestimenta del asambleísta Carlos Viteri Gualinga, a quien acusa de ir “disfrazado de shuar”, como si usar el traje típico de su comunidad fuera algo repobable. Curiosamente el snob Aguliar no dice lo mismo de la asambleísta de oposición Lourdes Tibán, seguramente considera que su poncho dorado vendido a los intereses de la derecha si es fashion.

No es la primera vez que el ensañamiento de Aguilar se centra en perpetuar esquemas denigrantes hacia la mujer ecuatoriana. Empieza con un burdo intento de ser sarcástico con respecto al hecho histórico de que el 40% de la Asamblea esté conformada por mujeres. Acusa de este “horror” a las disposiciones constitucionales sobre equidad de género.

Le recuerdo al señor Aguilar que las asambleístas ganaron su escaño en las urnas, no por condescendencia alguna como torpemente insinúa. Dentro del sistema electoral ecuatoriano se busca que todos tengan idénticas oportunidades para llegar a un cargo de elección popular, razón por lo cual las listas deben estar conformadas de forma alternada por igual número de mujeres que de hombres. Este es un gran progreso dentro de los derechos de la mujer, pues durante la aciaga época de la partidocracia falocéntrica fue relegada a mera figura decorativa.

Parece ser que a Roberto Aguilar le molesta ver una Asamblea dirigida por mujeres, las cuales por méritos propios obtuvieron la votación más alta a nivel nacional y por ende es lógico que sean ellas quienes ocupen los cargos directivos. Se queja amargamente de que esto ya estaba definido, ¿qué de malo hay en ello? si las reuniones previas a la instalación de la Asamblea fueron de dominio público, nunca se pretendió esconder el hecho de que hubo un consenso previo para que sean Gabriela Rivadeneira, Rosana Alvarado y Marcela Aguiñaga las encargadas de tomar las riendas.

¿Acaso el señor Aguilar no recuerda los vergonzosos congresos de la partidocracia, donde la elección de autoridades parlamentarías servía de pretexto para el amarre y chantaje? Ir a la Asamblea con las dignidades definidas fue lo más coherente, se gana tiempo valioso para que los asambleístas empiecen a trabajar de inmediato y se evitan luchas de poder.

No contento con demostrar su misoginia, el cronista también exhibe su proverbial racismo. Para referirse a los asambleístas afroecuatorianos Iván Hurtado y Agustín Delgado, lo hace a través de una deformación de sus apodos de cuando eran futbolistas profesionales: “Tines” y “Bambanes”. El no tratarlos por su nombre es una forma grosera de minimizarlos. Los asambleístas de origen indígena –siempre y cuando pertenezcan al partido de gobierno- también son tratados con desdén.

A lo largo del artículo, ningún asambleísta opositor es tocado por su veneno, todos son santas palomitas y futuros mártires. Si no le gusta la composición de la actual Asamblea, no es culpa de nadie. Llegaron las personas que recibieron el apoyo del pueblo ecuatoriano y punto. De eso se trata la democracia, no de darle gusto al señor Roberto Aguilar.

¡Cuida tu puesto Angelo Barahona, que ya viene Roberto Aguilar a quitarte el camello!
¡Cuida tu puesto Angelo Barahona, que ya viene Roberto Aguilar a quitarte el camello!

Por todo lo antes expuesto, por su obsesión insana hacia la moda y su habilidad para reproducir prejuicios ofensivos, le recomiendo a Aguilar que sea sincero consigo mismo y busque trabajo en “Vamos con todo”, “En Corto” o algún otro programa de chismografía y farándula.

Al lado de Angelo Barahona o Kiki Pérez conformaría una dupla temible en el momento de hablar sobre lo fashion, banal y lanzar veneno cual comadres resentidas, pues está claro que mientras dure el actual proceso político, las crónicas de Roberto Aguilar solo se dedicarán a eso.

Anuncios

4 thoughts on “ROBERTO AGUILAR, de modisto frustrado a cronista ponzoñoso

  1. Pobre individuo, carente de toda autoestima, un acomplejado mas lleno de envidia y frustación, sin la capacidad de ir a las urnas a competir como no se representa ni a el mismo, cobarde que se ecuda tras un parrafo de letras repleto de ignorancia!!! solo pena y lastima puede causar un individuo asi!!

  2. Coincido, acá una carta para ponerle en su lugar a este sastrecillo valiente que es un mediocre Besitos para el amargo sastrecillo valiente

    Por: Juan Fernando Salgado Troya

    El 7 de julio, en la sección principal del Diaro HOY se publicó ” Besitos para los de poncho, mua” . La primera inquietud fue saber quién escribió dicha crónica y parado desde cuál altillo. Resulta que fue Roberto Aguilar. Antropólogo, crítico despiadado, pero, por sobre todo, analista de noticias de farándula. Así, se me hizo más fácil entender su crónica donde lo más rescatable técnicamente es su análisis de la indumentaria de los asistentes al paraninfo de la Universidad Simón Bolívar. ¿A quién dirigió en esta ocasión sus tijeras? Nada más que al doctor Julio César Trujillo. Un poco mucho muchísimo más alto de lo que su transitar por la vida se lo permite, pero como dicen por ahí: ” el papel aguanta todo” . En la misma edición del matutino, Pepe Laso exalta los aportes del doctor Trujillo a través de años de docencia, innumerables obras, lucha por la Democracia y sobre todo desinteresado servicio a los más necesitados. Aunque para el señor Aguilar eso es despreciable por falta de cálculo político. Eso es

    de ” perdedores” . Coinciden con la postura de Laso, Simón Espinosa Cordero (Diario HOY) y Javier Vintimilla (Diario La Hora). Espero sinceramente, ilustre ciudadano de primera (tercera, quinta o cualquier número impar), el coctail haya sido de su completo agrado, aunque estoy seguro tampoco le gustó. Le pido de la forma más gentil, respete a sus mayores y mucho más a gente que sí aporta al país.

  3. Aguilar es un amargado, travesti frustrado y burropie de los mafiosos intereses de los duenos de los medios llamados independientes mas retrogrados de nuestro pais.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s