TELEAMAZONAS: “por su propia boca muere el pez”… o “a confesión de partes, relevo de pruebas”

 

¡Prohibido olvidar!
¡Prohibido olvidar!

 

La sabiduría popular tiene un refrán que reza: “por su propia boca muere el pez”. A la luz de las recientes revelaciones sobre el papel del canal opositor Teleamazonas y en estos tiempos en los que las redes sociales ejercen gran influencia en la formación de la opinión pública, dicho refrán podría parafrasearse y quedar como “por su propio tweet se delata el conspirador”.

Todos recordamos los aciagos hechos que se desarrollaron el 30 de septiembre del 2010, donde un fallido golpe de Estado estuvo a punto de acabar con el actual proceso democrático. Pero mientras algunos medios privados se frotaban las manos, miles de ciudadanos salimos a las calles de Quito a defender la democracia.

Si bien esta prueba de fuego sirvió para demostrar el fuerte raigambre popular y la fortaleza interna de la revolución ciudadana, quedaron muchas preguntas en el aire, ¿quién estuvo detrás de la intentona golpista?, ¿a qué intereses obedecían los policías sublevados?, ¿qué hacían militantes de Lucio Gutiérrez en el cuartel policial?, y sobre todo, ¿por qué el autodenominado “lindo canal” (sic) tenía información privilegiada y un trato preferencial de parte de los golpistas, quienes solo permitieron el ingreso de sus cámaras?

No es que nos hayamos olvidado de ese infausto día, tal como de forma descarada exigió el día de hoy la presentadora María Josefa Coronel, quien al verse acorralada ante la evidencia presentada en el enlace de la Secretaría Nacional de Comunicación, pidió a los televidentes que “olvidemos” lo sucedido. Pedir eso no es solo socapar a los conspiradores, sino también cruel con los familiares de los fallecidos, cuyo deceso parece ser “olvidable” para esta mala presentadora de noticias (el término periodista le queda grande).

El pueblo ecuatoriano no puede ni debe olvidar lo sucedido, esa mancha de sangre a nuestra democracia. Han pasado casi tres años, pero las investigaciones prosiguen, pese a todos los palos y piedras de la prensa privada, quienes se han esforzado por victimizar a los victimarios. Dentro de su delirante discurso, el Presidente Correa, quien estuvo a punto de ser asesinado, es el culpable, no los conspiradores.

Debido a la euforia y necesidad de salir a las calles para defender la democracia, muchos no nos percatamos de un hecho significativo, que ha saltado a la luz a gracias a la twittera Lola Cienfuegos, quien denunció la existencia de un tweet  fechado el 29 de septiembre del 2010 del productor ejecutivo de Teleamazonas, Milton Pérez:

 

tweet_miltonperez_ta

 

¿Cómo así sabía Pérez lo que iba a desarrollarse el día siguiente?, si no sabía nada –tal como intenta hacernos creer- ¿porqué alerto a su pana y colega Andrea Bernal sobre lo que se venía?

Aparentemente Pérez se olvidó de borrar ese tweet incriminatorio que levanta serias dudas sobre la participación de Teleamazonas como parte de la conspiración, pues al tratarse de un asunto de seguridad nacional y ante el inminente delito a cometerse, Pérez y su canal tenían la obligación de alertar a las autoridades.

Pero en vez de actuar en apego a la ley, optaron por regodearse en su crapulencia y ganar la exclusiva. Sus equipos rápidamente fueron instalados en los puntos donde se desarrollaba la conspiración, como si además de poseer el don de de predecir el futuro, sus cámaras fuera capaces de tele-transportarse instantáneamente al lugar de los hechos.

No contentos con esto, dos de sus reporteros, Freddy Paredes y Bernardo Abad actuaron en contubernio con los golpistas durante la transmisión en vivo.

Seguramente estaban muy confiados en que la asonada iba a terminar con el derrocamiento del régimen y por eso Paredes no tuvo miedo de afirmar ante todo el país, en vivo y en directo, que conocía personalmente a uno de los golpistas, el cual le suministraba información para que él la difunda; mientras que Abad pedía a su camarógrafo que no enfocara los rostros de los conspiradores, no vaya a ser que “los angelitos” tengan que responder ante la justicia por sus actos.

 

30 S
30 S

 

Otro refrán popular dice “a confesión de partes, relevo de pruebas”, estos torpes y maliciosos periodistas han demostrado que sabían lo que se tramaba, prefirieron tener la primicia sin importarles el orden democrático, la estabilidad del país ni precautelar la vida ajena. Las pruebas bastan y sobran para llevarlos ante la justicia.

La Fiscalía debe actuar con celeridad, la seguridad nacional sigue en peligro mientras no se esclarezca lo sucedido. Solo una vez que se establezcan responsabilidades podremos  cerrar –pero jamás olvidar- este amargo capítulo de nuestra historia.

 

 

 

Reportaje de EC TV

 

 

Informe de la Secretaría nacional de Comunicación

http://www.youtube.com/watch?v=1oPjoAI-ZuY

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s