ADAM NAMM: diplomático ingenuo, activista político de la oposición y grafitero desubicado

 

La gran regla de nuestra conducta respecto a las naciones extranjeras, debe reducirse a tener con ellas la menor conexión política que sea posible… La obligación de tener una conducta neutral, se deduce sin buscar otras razones, de la obligación que la justicia y de la humanidad  imponen a toda nación que se halla en libertad de determinar y de mantener inviolables las relaciones de paz y amistad con las otras naciones.

GEORGE WASHINGTON, Discurso al pueblo de los Estados Unidos.

 

 

La estrella del evento "libertario" de los periodistas ecuatorianos: ADAM NAMM, EMABAJADOR DE LOS EEUU
La estrella del evento “libertario” de los periodistas ecuatorianos: ADAM NAMM, EMABAJADOR DE LOS EEUU

 

 

Cuando George Washington, uno de los padres fundadores de los Estados Unidos optó por alejarse de la vida política, se despidió del pueblo estadounidense con un breve pero emotivo discurso donde exhortaba al respeto a la soberanía de las otras naciones. Lamentablemente, la historia nos ha demostrado que los EEUU no siguieron la recomendación del sabio Washington, y por el contrario, han optado por inmiscuirse en asuntos de política interna de casi todos los países del globo, en especial de países latinoamericanos, los cuales hemos sido vistos como su “patio trasero”.

Si bien antes a los EEUU les resultaba más fácil poner y derrocar presidentes, -recordemos que hasta hace poco nuestros gobernantes hacían fila de forma descarada afuera de las oficinas del embajador estadounidense en busca de prebendas y órdenes- esto ha cambiado con el actual proceso político, donde tanto gobernantes, funcionarios como ciudadanía hemos colaborado en recuperar nuestra soberanía e independencia frente a la injerencia extranjera.

Sin embargo, cierto grupo de periodistas claramente identificados con poderosos conglomerados mediáticos de derecha, se niegan a aceptar esto e invocan descarada y rastreramente a los EEUU para que se metan en nuestros asuntos internos.

Hace rato que la UNP, Unión Nacional de Periodistas, dejó de cumplir con la función gremial para la que fue creada para convertirse en un actor político de oposición. En este gremio solo tienen voz y voto los periodistas que demuestren su animadversión hacia el gobierno del Presidente Rafael Correa, las otras voces son acalladas.

Sería ingenuo pensar que el embajador estadounidense Adam Namm, no estaba al tanto de la situación y que por ello aceptó “inocentemente” la invitación de la UNP para que participe en su acto por el “Día de la libertad de expresión”, que terminó transformándose en plataforma para furibundos discursos políticos contra el gobierno ecuatoriano.

¿Cuál habría sido la reacción del embajador Adam Namm si en nombre de la libertad de expresión se mencionaban los casos de Julian Assange y del soldado Bradley Manning? Si un diplomático ecuatoriano hubiera asistido a las manifestaciones organizadas por el Tea Party –el ala ultra derecha con inclinaciones fascistas de los republicanos- contra el Presidente Obama,  ¿cuál hubiera sido la reacción de la Casa Blanca?

Es necesario señalar que la invitación fue cursada a varias delegaciones diplomáticas… pero mientras los otros embajadores tuvieron la decencia de excusarse, pues era evidente que se trataba de un evento de política interna, a Mr. Namm le pareció bien ir e inmiscuirse, pese a que pocos días antes mantuvo una cordial reunión con el vicecanciller Marco Albuja, en la cual se trataron temas bilaterales.

Si el embajador estadounidense tenía planeado asistir al acto opositor de la UNP –esas decisiones no se toman de la noche a la mañana- por respeto debió haber comentado esto con el vicecanciller Albuja. De allí se desprende que Mr. Namm fue a dicha reunión con una agenda oculta. Por un lado, intenta congraciarse con nuestras autoridades para impulsar tratados comerciales, pero por otro, tenía planeado hacer la venia a la oposición y participar en su comparsa.

 

Respecto a sus “amigos periodistas” de la UNP, sería recomendable que Mr. Namm tenga una charla con una de sus antecesoras, Kristie Kennedy, quien cuando cumplió su misión en nuestro país afirmó:

 

 “El hecho de que la prensa se sienta libre para criticar al gobierno, pero no a un banquero fugitivo y a los intereses del negocio de su familia, revela mucho acerca de donde está el poder en Ecuador”. – Cable diplomático del 2004, filtrado por Wikileks.

 

Tan contento estaba rodeado de los periodistas de que defienden los intereses de grupos económicos, que no le importó ensuciarse las manos con pintura y grafitear una leyenda al lado de caricaturas peyorativas contra el Presidente Rafael Correa.  Hasta “sordo” se volvió el embajador Namm, que fingió no escuchar los discursos incendiarios de los “periodistas” y sus cánticos despectivos.

 

En vista de que el embajador Namm disfruta tanto del graffiti, aquí le dejo uno que de seguro disfrutará
En vista de que el embajador Namm disfruta tanto del graffiti, aquí le dejo uno que de seguro disfrutará

 

Si concurrió por ingenuidad y buena fe a dicho evento como quiere hacernos creer, al ver el cariz que tomaba el asunto debió marcharse de inmediato. No hacerlo fue una falta de respeto y muestra de respaldo explícito hacia las ofensas vertidas, con lo cual toma postura a favor de la oposición ecuatoriana.

La amonestación verbal que acaba de recibir de parte del canciller Ricardo Patiño es bien merecida y señal de que los tiempos han cambiado: a Ecuador se lo respeta, y el embajador estadounidense solo tiene corona para cierto sector reaccionario de la prensa. Tal como señala Diario El Telégrafo en su editorial del domingo 5 de mayo: Es muy simbólico que el “mayor acto” de la prensa “libre e independiente” la estrella central sea el embajador de los Estados Unidos.

Quisiera creer que esta experiencia le servirá al embajador Adam Namm para reflexionar sobre su error y para que aprenda a no interferir en asuntos que no le corresponden, pero los antecedentes de la diplomacia estadounidense no son buenos.

 

Explicación gráfica de la nefasta DOCTRINA MONROE
Explicación gráfica de la nefasta DOCTRINA MONROE

 

 

Cuando fue candidato a su primer periodo presidencial, el entonces senador Barack Obama publicó un libro llamado “La audacia de la esperanza”, en el cual manejaba un discurso similar al de Washington respecto a la no injerencia en asuntos de política interna de otros países, pero todo quedó en discurso electoral, pues una vez que asumió la presidencia, la “esperanza” pasó al olvido, la predicción del Noam Chomsky se cumplió: la política exterior de Obama es idéntica a la del segundo periodo de George W. Bush.

No podemos esperar un tirón de orejas de parte de los Estados Unidos  a su embajador por su torpeza, pero el mensaje de nuestro gobierno es claro: el embajador debe limitarse a cumplir sus funciones, no debe interferir en la política nacional, y en caso de que se repitan desaguisados como el que acaba de protagonizar, la amonestación verbal puede llegar a convertirse en pedido a Washington de que retire de su misión a Mr. Namm.

 

 

 

Anuncios

3 thoughts on “ADAM NAMM: diplomático ingenuo, activista político de la oposición y grafitero desubicado

  1. ¡Cómo han cambiado los tiempos! Vientos de libertad y señorío propio soplan ahora sobre nuestros pueblos. Ya no somos más el “patio trasero” de EUA, gracias a un gobierno inteligente y a su revolución patriótica, que, con valentía e integridad moral, rompió con el vasallaje al que nos sometía el imperialismo, devolviéndole la soberanía a nuestro país y la dignidad a su pueblo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s